Los caprichos de la memoria

Los caprichos de la memoriaPor: Darío Echeverry Jr.

 

La memoria sufre desconexiones, disrupciones y anomalías en Barrancabermeja, puede ser el resultado de las altas temperaturas, la excesiva humedad, consecuencia de 100 años de industria petrolera, anomalías genéticas aun no identificadas o a alguna especie de tradición cultural, pero lo cierto es que la memoria en esta ciudad es caprichosa, inconstante y harto voluble.

 

Y eso genera incongruencias y rarezas en el comportamiento de las personas, que por periodos de tiempo se comportan de una forma y luego cambian, casi como si fueran nuevos nacidos, sin historia ni pasado.

 

Todo esto genera que sea difícil construir ciudad, generar lazos fuertes de convivencia y realmente edificar consensos sociales.

 

La situación afecta la memoria de corto y largo plazo, la gente olvida que pasaba hace tres o cuatro años, como hace 20.

 

Y esa falta de memoria, esa ausencia de pasado, permiten que algunos lancen sentencias lapidarias, críticas destructivas y juicios concluyentes sin ningún recato o vergüenza.

 

Esas personas creen que no había nada antes de ellos y sus conclusiones imperecederas, lo que hace difícil generar espacios de dialogo que permitan llegar a puntos en común, lejos de la inflexibilidad y la rigidez.

 

Es necesario construir, o reconstruir, una memoria o una historia de la ciudad, que supere dogmatismos y lugares comunes para generar referentes para la construcción social del municipio.

 

Olvidar que la ciudad está atada a los ciclos de la economía petrolera, ligada a las alzas y caídas de los precios del petróleo, y que eso afecta la dinámica económica local, la demanda y oferta de bienes y servicios, la contratación de mano de obra, entre otras cosas, es hacer un análisis superficial y ligero de la realidad económica de la municipalidad.

 

Olvidar que las malas inversiones públicas, el derroche de dinero en canchas, parques y otras obras, con bajo impacto social y económico, dejando de lado inversiones en infraestructura de servicios, salud y educación, generan que sea cada vez más difícil superar los problemas estructurales del municipio.

 

Olvidar que la desidia y el abandono del gobierno nacional y departamental, que ha demorado las inversiones necesarias para el desarrollo de la infraestructura del municipio tanto en vías como en la refinería, ha provocado que la dependencia al petróleo se acentué y aumente la vulnerabilidad local a los vaivenes de los precios del crudo.

 

Esos caprichos de la memoria hay que superarlos, dejar a un lado aquellos afectados por esa dolencia, y trabajar para construir una historia responsable con la realidad y el pasado del municipio, lo que sería fundamental para construir el presente y el futuro de la localidad.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: ¡¡Uyy, qué susto!!… Uribe, Gaviria y Pastrana juntos

 

Le puede interesar también: El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

 

Le puede interesar también: Parece que para ‘el que diga Uribe’, no es ‘lo que diga Uribe’

 

Le puede interesar también: Cuidado con los falsos líderes

 

Le puede interesar también: La consulta anticorrupción, puede ser discutible, pero debe votarse

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories