Bienvenido a BVirtual 

Qué podemos esperar

Qué podemos esperarEditorial El Medio Magdalena.

 

En unos pocos días empieza el gobierno de Iván Duque y hay una gran expectativa de lo que puede pasar en la ciudad con el nuevo gobierno nacional, y aunque hay un optimismo moderado por algunas de las propuestas presentadas por el entonces candidato, hay razones para pensar que las cosas pueden seguir igual o peor.

 

El principal tema de interés de Barrancabermeja es la refinería, y el presidente electo en campaña señalo que haría la tan esperada modernización por fases lo que despertó simpatías en el municipio, pero la realidad poder ser bien distinta.

 

El gobierno nacional enfrenta un déficit fiscal, sumado a una caída en sus ingresos y a un alto nivel de gasto público que difícilmente se puede bajar sin ocasionar dificultades sobre la dinámica económica nacional.

 

A esto se suma que, aunque los precios del petróleo han mejorado, las reservas han disminuido, lo que significa menos recursos por esta vía.

 

Esta realidad económica puede ocasionar que las grandes inversiones del Estado se analicen con mucho detenimiento y esto podría originar que la esperada modernización por fases de la refinería tome más tiempo en arrancar pues existen compromisos previos, como el desarrollo de la infraestructura vial que requerirá muchos recursos y seria prioritaria por encima de la modernización de la refinería.

 

Para hacer el panorama más oscuro se suma el rumor que toma cada vez más fuerza que el gobierno de Duque buscara la venta de parte o de todo Ecopetrol, para usar esos recursos para invertirlos en el desarrollo vial, lo cual dejaría el proyecto de modernización de la refinería en un limbo ante el cambio parcial o total de dueños de la petrolera, propietaria de la refinería.

 

En estos términos, el interés local de fortalecer la refinería como elemento dinámico de la economía territorial estaría supeditado a demasiados elementos externos que haría que su realización, así sea por fases, no sea una realidad en el corto o mediano plazo, dejando a la ciudad con una industria petrolera y una economía local en serios problemas.

 

Otro elemento relacionado es la explotación de petróleo a través del denominado fracking, la explotación de yacimientos no convencionales.

 

En campaña el presidente Duque señalo que no estaba de acuerdo con ese método de extracción, pero frente a la necesidad del Estado de recursos para financiar sus planes y proyectos, por su precaria situación económica, y considerando que el territorio cuenta con grandes reservas de petróleo que pueden ser explotados, pero con el fracking, se podría dar la posibilidad de un cambio de posición del gobierno ante la necesidad de recursos y los grandes yacimientos disponibles para su explotación.

 

Esto podría generar una nueva bonanza petrolera en la ciudad, dinamizando la economía local y sirviendo de palanca para la recuperación financiera, pero se desconocen las posibles consecuencias ambientales de esta forma de explotación, especialmente la afectación a los cuerpos de agua, y con el antecedente del desastre del pozo Lizama de hace unos meses, la preocupación es latente en la comunidad frente a este tipo de actividades.

 

Es una posibilidad real que el gobierno termine por decidir que se use el fracking en el territorio y eso traería grandes beneficios económicos para el país y el municipio, pero indeterminadas consecuencias ambientales para el territorio.

 

En cuento a infraestructura se podría esperar un avance en temas sensibles, como la activación del suspendido proyecto de mejoramiento de la navegabilidad del rio Magdalena o de la ruta del Sol, pero frente a la necesidad de recursos por parte del Estado para poder cumplir con esas obras habría que esperar que estos proyectos estén condicionados por ejemplo a la venta de Ecopetrol o a la realización del fracking, que servirían para generar los recursos necesarios para financiar estas obras de infraestructura.

 

En términos concretos, las dificultades económicas del gobierno van a condicionar sus inversiones, con las consecuencias negativas para el desarrollo local por las demoras en proyectos claves.

 

Este panorama preliminar revela que la situación financiera del país determinara mucho de lo que pueda realizar el presidente Duque, lo que ineludiblemente terminara por afectar las perspectivas económicas de la ciudad. En este contexto difícilmente el presidente podrá cumplir con muchas de sus promesas de campaña y ocasionará que muchas de las inversiones esperadas en el municipio puedan demorarse, tal vez indefinidamente.

 

Desde lo local es poco lo que se puede hacer, pues son las dinámicas económicas nacionales las que determinaran las decisiones y lamentablemente la ciudad seguirá dependiendo de decisiones desde Bogotá, y poco podrá hacer para inclinar las decisiones a favor.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Nueva Región

 

 

Le puede interesar también: Un presidente violador, una periodista violada

 

Le puede interesar también: Representante Ciro Fernández… por favor, sea más serio

 

Le puede interesar también: La negación herramienta del poder

 

Le puede interesar también: La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

Comments

comments

Categories