Elementos básicos para comprender la JEP y su incidencia política

Elementos básicos para comprender la JEP y su incidencia políticaPor: Elkin Jair Limon Lerna

 

A partir de toda la discusión, debates, controversias, y a su vez desconocimiento por gran parte de los colombianos frente a la JEP Jurisdicción Especial para la Paz, en su naturaleza, objetivos y alcances, me tome la molestia de sintetizar de manera muy sencilla los elementos claves para comprender tan necesario capitulo en el marco del Proceso de Paz acordado entre el Gobierno Nacional y las ya reincorporadas FARC-EP

 

Para iniciar es necesario traer a colación que en el transcurrir de todos los procesos de paz a nivel mundial, es necesario un capitulo propio de justicia y reparación, pues se comprende que sin estos elementos no será alcanzada la paz,  que —por el contrario— sería un proceso en fracaso o en el peor de los casos traerías consecuencias negativas a tal punto que agudizaría el conflicto armado interno.   En resumidas cuentas la justicia y la reparación serían la columna vertebral de todo camino hacia la paz.

 

LE PUEDE INTERESAR:  (5) CINCO EXPERIENCIAS DE JUSTICIA Y REPARACIÓN EN EL MUNDO  

 

 

Para el caso colombiano, cronológicamente desde el año 2012, se viene gestando todo un dialogo para la terminación del conflicto armado interno y un eventual proceso de paz, que concluye hacia el mes de noviembre del 2017, llamado; Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera suscrito con el Gobierno Nacional el 24 de noviembre de 2016 y en el Acto Legislativo No. 03 del 23 de mayo de 2017.

 

 

En el marco de este proceso de paz, se dialogaron y se acordaron con las víctimas, organizaciones internaciones, países acompañantes, organizaciones sociales, fuerzas militares, representaciones políticas, el Gobierno Nacional y FARC-EP una serie de elementos que permitirían materializar la paz en territorio colombiano siendo las víctimas y los colombianos los principales actores del goce de las cargas positivas que acarrearía tal sumario.

 

 

Entre los puntos acordados se encuentran;

  1. Política de desarrollo agrario integral
  2. Participación política
  3. Fin del conflicto
  4. Solución al problema de las drogas ilícitas
  5. Reparación de víctimas: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición
  6. Implementación, verificación y refrendación

 

 

 

LE PUEDE INTERESAR:  ACUERDO FINAL PARA LA TERMINACIÓN DEL CONFLICTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PAZ ESTABLE Y DURADERA.

 

 

Pues bien, nos centraremos en el punto # 5:   ‘’Reparación de víctimas: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición’’ tal como su prócer lo indica, esta línea buscará reparar a las víctimas y al país a través de la verdad de todos los hechos victimizantes ocurridos en el conflicto armado interno, por el grupo de las FARC-EP y fuerzas militares (crímenes de estado), además de la vinculación de terceros que directa o indirectamente han contribuido al conflicto armado a través de financiamiento, logística, gestión y cooperación, es decir, empresarios, clase política, partidos políticos, organizaciones, colectividades, civiles entre otros.

 

 

Para comprender la justicia en el Estado colombiano, vale la pena resaltar que existen tres ramas del poder en la conformación del estado;

 

 

PODER EJECUTIVO:  Representado por el Presidente de la República, que hace las veces de Jefe de Estado y Jefe de Gobierno. También está integrado por los Ministros, los Directores de los Departamentos Administrativos y los Superintendentes, que tienen la función primordial de «garantizar el cumplimiento de los derechos y deberes de todos los colombianos».  En el nivel regional está representado por gobernadores y alcaldes.

 

EL PODER LEGISLATIVO: Representado por el Congreso de la República (Senado y Cámara de Representantes). Entre sus funciones más importantes están: promulgar y modificar las leyes, reformar la Constitución, ejercer control político sobre las acciones del Gobierno y elegir a altos funcionarios pertenecientes a la rama judicial, los organismos de control y la Organización Electoral.

 

PODER JUDICIAL:  Es el encargado de administrar justicia en nuestro país, así en algunos casos esta función es ejercida por las otras ramas del poder o por los particulares. La rama judicial vela por el cumplimiento de la ley y castiga a sus infractores. Según la Constitución, el poder judicial está conformado por la Fiscalía General de la Nación y por otros cuatro organismos, conocidos en conjunto como las Altas Cortes: la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y el Consejo Superior de la Judicatura

 

En este último, PODER JUDICIAL, se centraría la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz) como un nuevo capítulo en la justicia colombiana, inicialmente por la temporalidad de 15 años, que busca armonizar y centralizar todos los casos en curso y la iniciación de nuevos expedientes a partir de las denuncias y declaraciones de todos los actores del conflicto armado interno, contando con algunas condiciones especiales en materia de condenas y castigos, pues su finalidad es el conocimiento de la verdad y la garantía de no repetición.

 

 

LE PUEDE INTERESAR:  VEA EL PORTAL OFICIAL DE LA JEP

 

 

En los murmullos mal intencionados, la desinformación y la conveniencia política, se especula y mal entiende en que «no habrá justicia o cárcel para los que han cometido crímenes de lesa humanidad», situación alarmante puesto que es la finalidad de la justicia esclarecer y condenar.  Una de las inconformidades de algunos colombianos es que no toleran y no entienden como los reincorporados de las FARC-EP están haciendo política y andan libres en todo el territorio colombiano, e incluso tienen garantías bancarias y laborales sin pagar un solo día de cárcel.   Desde mi punto de vista es respetable ese sentir, pues fueron muchas décadas de sufrimiento y atraso en el desarrollo del país, pero también hay que ser justos con lo justo, desde la firma del acuerdo de paz, el 99% de los reincorporados firmaron las actas de voluntariedad y compromiso de asistir a la JEP tan pronto sean llamados a rendir declaratoria.

 

Ahora, el problema de la JEP radica en que el Congreso de la República ha sido ciego, permisivo, indolente con la puesta en marcha de esta justicia, pues a partir de la Constitución y lo ilustrado conceptualmente en líneas anteriores es el Congreso quien determina las reglas de juego, procedimientos y funcionamiento de este escenario judicial, es decir, los problemas hoy —de todo este atraso— es única y exclusivamente del Congreso de la Republica conformado por el Senado y la Cámara de Representantes.

 

Los más interesados en poner en marcha esta jurisdicción, son los reincorporados FARC-EP, hoy convertidos en partido político, además del Gobierno Nacional, las víctimas, los países garantes, pues todos temen que empiece a fracasar el Acuerdo de Paz.

 

En mi criterio y opinión personal creería que los menos interesados son la clase política del país, esto sin generalizar, teniendo en cuenta que muchos han financiado, participado directa o indirectamente en el conflicto armado interno y esta desataría escándalos, privación de la libertad, destitución de cargos, perdidas de investidura y crisis en la clase política y corrupta tradicional.

 

Para ser consecuentes, a la muestra un botón, por estos días el Congreso no quiere aprobar la reglamentación de la JEP.    Se evaden en que hay que posponer dicho debate por falta de ilustración.   Sinceramente entran muchos cuestionamientos a pocas semanas de la posesión del nuevo presidente electos de los colombianos Iván Duque, quien han manifestado, repetidamente, primero «hacer trizas los acuerdos», luego «en querer modificar o restructurar los acuerdos».

 

Pero, ¿a que le temen?

 

¿Será que no es conveniente? o consideran que efectivamente la JEP debe operar sin involucrar a los terceros?  (empresarios, clase política, partidos políticos, organizaciones, colectividades, civiles entre otros) y así ‘pasar de agache’ por los crímenes cometidos y vínculos con los diferentes grupos armados a lo largo de la historia.

 

El caso más ilustrativo es el de Alvaro Uiribe Velez quien está cansado que lo señalen de «paramilitar y asesino» entre otras imputaciones.    Yo creería que la JEP es el mejor escenario para el ex presidente Uribe, pues demostraría su inocencia en los más de 185 casos en que es investigado por los presuntos delitos que se le acusa.

 

Solo esperamos que los partidos políticos y los líderes políticos —quienes defienden y protegen los Acuerdos de Paz— se pronuncien, en especial los que apoyaron a Iván Duque, quienes vociferaban que este candidato, ya hoy presidente electo, defendería y protegería la paz para los colombianos.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ELKIN JAIR LIMON LERMA es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.  Puede ser contactado en el correo electrónico: elkinlemon@hotmail.com

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Asunto de abejas

 

Le puede interesar también: Aposté un millón de pesos… y perdí

 

Le puede interesar también: Un bobo con suerte

 

Le puede interesar también: Colombia reeligió presidente

 

Le puede interesar también: ¿Cuánto puede valer el dólar?

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories