Policía para dar seguridad

Policía para dar seguridadEditorial El Medio Magdalena

 

Desde hace varios años el aumento de la criminalidad viene afectando la vida diaria de la gente, pero esta es un tipo de crimen diferente pues la ciudadanía ya no se preocupa por las acciones de grupos armados, pero vive afectada por la delincuencia común, que se dedica al pequeño hurto, de objetos como celulares, bolsos, al hurto de motocicletas y al de viviendas.

 

Estas acciones son las que vienen deteriorando la calidad de vida de la comunidad de manera progresiva, y son una de las mayores preocupaciones sociales.

 

Esto no es algo nuevo en el municipio, y viene en escalada y lo peor del asunto es que la policía se ve abrumada pues ha sido incapaz de combatir efectivamente este tipo de delincuencia, y más bien es posible ver como la percepción de inseguridad de la población aumenta en la medida en que a lo largo y ancho del territorio se presentan casos de robos callejeros y raponazos.

 

La comunidad percibe como infectiva e ineficaz la acción de la policía, pues a pesar de que se denuncian los casos no se logra combatir efectivamente esa criminalidad en alza, más aún cuando en cualquier barrio y a plena luz del día es posible sufrir las consecuencias de los delincuentes.

 

La gente no entiende como si ya se tienen identificados sectores como peligrosos, porque es común que se presenten robos, no ocurran capturas o se disminuya la delincuencia, y  es en esos sectores donde se percibe que el accionar de la policía es limitado y sin resultados, lo que refuerza la percepción de inseguridad, así como la falta de eficiencia y eficacia de la institución policial, también incrementa la desconfianza hacia la policía y el Estado por su incapacidad de dar resultados concretos sobre problemáticas sensibles para las personas del común.

 

En este sentido, se percibe a la policía como incapaz de darle seguridad al ciudadano, no se sabe si es por problemas en la aplicación de sus estrategias, insuficiente inteligencia y compresión del fenómeno delictivo, falta de pie de fuerza, escasez de recursos, o una peligrosa mezcla de las anteriores, pero lo peor es que pasa el tiempo y la policía sigue igual de incompetente, en un asunto que es absolutamente de su competencia y para lo cual está fundada.

 

Es por esto que es necesario que se evalúe el accionar de la policía y su estrategia de combatir la delincuencia, pues frente a los problemas sociales y económicos del municipio no es posible seguir cargando a la comunidad con más dificultades.

 

En este sentido es indispensable evaluar la proporción de uniformados dedicados a la seguridad ciudadana, así como los resultados de las inteligencia criminal, el control en zonas de alta criminalidad y dejar de profundizar en la victimización de las personas que sufren un delito, nadie quiere que le roben su celular o su motocicleta, la cuestión no es solo disminuir los factores de riesgo, como usar los teléfonos móviles en lugares solitarios o dejar las motocicletas en la calle, sino que la policía capture a los criminales e investigue y judicialice a los que comercian con bienes robados.

 

No es aceptable que se le siga culpando a la ciudadanía por que sufra un robo, esas frases como “no dar papaya” o “por confiado” no pueden ser aceptadas pues no deben existir restricciones en el disfrute de los bienes más allá de los establecidos en la ley, es por esto que la policía tiene la responsabilidad de generar seguridad en el municipio, de lo contrario deben explicar que está sucediendo y porque no dan los resultados esperados.

 

Es por esto que es indispensable un ejercicio de rendición de cuentas de la policía, que junto con otras entidades que tienen responsabilidad en el tema de seguridad ciudadana, como la Fiscalía, den las explicaciones suficientes y planteen las acciones que deben tomar para mejorar la situación y cambiar la percepción de inseguridad pues la función constitucional de la policía es eso, la seguridad para la gente.

 

Se hace necesario que las organizaciones sociales y comunitarias, la academia y el concejo municipal planteen esos escenarios de rendición de cuentas con la Policía, donde se analice a fondo los problemas de seguridad de la población, se examine los recursos disponibles y se evalúe los resultados de la policía y la fiscalía en esa materia, para que a partir de allí se establezca un plan de acción que responda a las necesidades de la comunidad y se mejore la seguridad en el municipio, pues la realidad local es la que debe orientar el accionar de la institución policial y a la que debe responder en sus estrategias y acciones, con el fin de brindar seguridad a la comunidad.

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Más violencia

 

Le puede interesar también: Las madres comunitarias: heroínas del trabajo y cuidadoras de la niñez colombiana

 

Le puede interesar también: Petro, el hombre que derrotó a Uribe

 

Le puede interesar también: ¿El fiscal Martínez Neira se está tirando la paz?

 

Le puede interesar también: De La Calle es el único camino a la paz

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

 

Comments

comments

Categories