Celebración y Conmemoración

Celebración y ConmemoraciónPor: Darío Echeverry Jr.

 

En los próximos días se celebran 96 años de vida municipal y 100 años de la industria petrolera, lo que provoca muchas reflexiones a propósito de estos dos hechos tan significativos.

 

Hay que empezar por decir que el petróleo le ha significado al país una importante fuente de recursos para el Estado, que paulatinamente se ha hecho bastante dependiente de la renta petrolera que le ha permitió financiar mucho del gasto público. El petróleo ha significado también inversión extranjera, empleo y crecimiento económico. Desde esta óptica estos 100 años de la industria son un momento para celebrar y tirar la casa por la ventana por los beneficios que ha traído.

 

Pero miremos este centenario desde el punto de vista de los 96 años de vida municipal de Barrancabermeja. Es claro que sin el petróleo tal vez no seriamos municipio, seguiríamos siendo un corregimiento, así que desde lo institucional no habríamos progresado.

 

Pero desde otros puntos de vista la situación se hace más compleja, el municipio lleva sufriendo 100 años de depredación ambiental con un pasivo que no ha sido determinado y que representa uno de los más graves problemas locales y que el Estado y Ecopetrol han fallado en determinarlo y en desarrollar un plan para repararlo.

 

La industria petrolera ha hecho crecer la ciudad de manera inmanejable, la población creció en la medida en que el petróleo necesito mano de obra pero el municipio no estaba preparado ni tenía la capacidad para recibir a los nuevos pobladores, así que llevamos 96 años de déficit de prestación de servicios y bienes públicos, lo que ha generado un pasivo social que se vive día a día en toda la ciudad.

 

Desde lo económico es cierto que el petróleo genero empleo, que en un principio mal remunerado y por las luchas sindicales logro mejorarse, pero ahora de nuevo ha decaído tanto el empleo como su remuneración, y aunque también se ha generado todo un entramado de empresas de servicios para la industria petrolera, que generan empleo e inversión, también estas han sufrido por los ciclos de precios del petróleo y ahora están en problemas.

 

En cuanto a la inversión el petróleo ha traído a la ciudad la refinería más grande del país, que necesita modernizarse, pero más allá de eso la inversión es insuficiente, la infraestructura vial y de servicios deteriorada e incompleta, escasos bienes públicos, atraso en el desarrollo de proyectos, entre otras cosas, y eso sin mencionar que las regalías que eran una fuente de recursos locales, aunque pequeña era importante, por decisión del Estado fue reducida aún más, dejando al gobierno local con menos herramientas para cumplir sus funciones.

 

Todo esto lleva a decir que es posible conmemorar los 100 años de la industria petrolera pero no hay nada que celebrar, pues con un pasivo ambiental, sin inversión social, con una infraestructura de vías, servicios y bienes públicos atrasada, con cada vez menos regalías, con los problemas del pozo Lizama 158, con un corregimiento El Centro sumido en el atraso, entre otras cosas, el Estado, con el Ministerio de Minas y Ecopetrol no tienen como darle la cara a Barrancabermeja, que celebrara 96 años de vida municipal teniendo que seguir soportando una industria agridulce, que deja desconcierto y amargura como legado de sus primeros 100 años.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Irresponsabilidad de Ecopetrol

 

Le puede interesar también: La consulta popular

 

Le puede interesar también: Miremos con juicio y seriedad a De La Calle

 

Le puede interesar también: Gustavo Petro, Ecopetrol y Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: ‘Ecocidio’

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

 

Comments

comments

Categories