Gustavo Petro, Ecopetrol y Barrancabermeja

Gustavo Petro, Ecopetrol y BarrancabermejaPor: Jairo Andrés Amaya García

 

Hoy,  en pleno 2018, para hablar de Ecopetrol  y  Barrancabermeja debemos tener los pies sobre la tierra.  En la estatal petrolera todo lo han venido diseñando de una manera muy cuidadosa, pero a la vez perversa, que me hacen recordar las palabras que le atribuyen a un viejo locutor costeño  (según me cuenta mi amigo Édgar Rodao)  que hace 50 años, por  las  emisoras locales  decía:  “Pobre Barrancabermeja … tan cerca de  la  refinería  pero  tan  lejos de Ecopetrol”.  Hoy,  sobran  las  razones para aceptar esta cruda realidad.

 

La refinería de Barrancabermeja emplea alrededor de 1200 trabajadores ‘directos’,  la mayoría de ellos ahora trabajan turnos de 12 horas en modalidad de 4 días de trabajo por 3 días de descanso.   Ese turno les permite a muchos tan solo tener una ‘habitación’ en la ciudad y viajar a Bucaramanga cada 4 días sin ni siquiera ‘lavar la ropa’‘hacer el mercado’ en Barrancabermeja.

 

Otros 2000 trabajadores son los ‘tercerizados’.  Trabajadores sin estabilidad laboral, ni condiciones laborales similares a las de los trabajadores directos.   Muchos de ellos solo trabajan 40 días durante todo el año en reparaciones de plantas.

 

De otro lado, el señor gerente del complejo industrial y los más altos directivos de la empresa viven en los barrios internos de la refinería, (El Rosario, Yariguíes, 25 de Agosto y apartamentos del Club Miramar), sin pagar servicios, ni arriendo.   La mayoría no son de la ciudad y ‘no tienen ningún tipo de vínculo y afecto’ con Barrancabermeja.

 

Como si fuera poco, en las convocatorias para llenar vacantes internas, Ecopetrol  llama a ‘personal foráneo’.   Esa vieja práctica que había de formar técnicos a estudiantes  de  los colegios públicos de  la  ciudad a través del SENA  se  perdió.   Con eso se acabó el sentido de pertenencia de los trabajadores para con la ciudad.  Para llenar las vacantes de corta duración, que no superan las 2000 en todo un año, se generan más de 15.000 postulaciones.

 

Para ser bien claros, en Barrancabermeja —por cuenta de estas políticas laborales— lo que existe es  una constante ‘redistribución de la pobreza’.

 

De  los miles de ciudadanos formados con el Plan Educacional   (un beneficio que tienen los trabajadores de Ecopetrol que les permite educar a sus hijos en cualquier universidad pública o privada en el país),     pocos,  muy pocos, regresan a la ciudad o trabajan en ella.    Incluso  —y eso hay que decirlo aquí de frente y sin tapujos—   a algunos hasta ‘les avergüenza’ decir que sus padres eran obreros de la refinería.   Solo vienen a pasar vacaciones a la Barrancabermeja que la consideran ‘de antaño o tiempos remotos’, pero su aporte a la ciudad es escaso o nulo.

 

Así las cosas, ni Ecopetrol, ni la industria petrolera le han dejado mucho a Barrancabermeja  más  que  los  mal  liquidados ‘impuestos de industria y comercio’ que se han ido al gasto público.

 

Con  la  reforma  al  ‘sistema de regalías’ (que le recortaron sustancialmente ingresos a las regiones productoras de crudo)  las regalías no alcanzan para nada.

 

La administración de Ecopetrol no ha permitido que en torno a la más grande refinería del país se desarrolle una industria petroquímica.    Más allá de empresas como MULTINSA (gerenciada por el ingeniero Nilson Ahumada)  o  MPI  (bajo la dirección del ingeniero Fabio Méndez), en  Barrancabermeja —lamentablemente—  NO  hay empresas del sector privado que generen empleo y valor agregado a la ciudad.

 

En Barrancabermeja no hay industria.   Todo parece indicar que al gerente de la refinería no le gustara la ciudad y sus ciudadanos.  A los empresarios barranqueños no se les ha permitido tener empresas de calidad.   Los han hecho incurrir en millonarias inversiones pero no son tenidos en cuenta a la hora de trabajar para la refinería.   Ecopetrol no les da  ninguna ventaja por ser de Barrancabermeja  o de la región y,  por  el  contrario, más de uno ha terminado en la ‘quiebra’ tras verse sometidos a las muy cuestionadas políticas de contratación emanadas desde la estatal petrolera.

 

Para cerrar con ‘broche de oro’,  en  medio  de  este  horizonte,  hace un par de meses el entonces presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, vino a la ciudad fue a proponernos la exploración petrolera a través del sistema ‘fracking’,  muy  cuestionado y debatido en todo el mundo por las terribles consecuencias que deja sobre el hábitat de las regiones en donde se aplica, especialmente con el agua.

 

En fin, este es el sombrío panorama de todos los días en la industria petrolera barranqueña.

 

En medio de ese debacle, a los ciudadanos sólo les interesa escuchar que un candidato presidencial prometa  —de nuevo—  como lo hizo descaradamente  Santos  hace  4 años, la  llamada ‘Modernización  de  la  Refinería o PMRB’.    Pero, ¿modernización para  qué?

 

¡Hablemos claro!

 

Los barranqueños no entienden nada de lo que habla la USO sobre la “soberanía energética”.   Los barranqueños solo quieren empleo.   Empleo como el que generó la construcción de la Unidad de Hidrotratamiento (HDT) o el Proyecto de Servicios Industriales (PMSI).   Pero,  ¿al final qué quedó de eso?    Se encareció el costo de vida y  hubo  dinero  flotante  que circuló solo  por esos días pero al final nada nos quedó.

 

Los trabajadores NO ahorraron, NO invirtieron, NO hicieron otros proyectos productivos. A Ecopetrol y al municipio tampoco les interesó hacerlos  y  todos  estaban esperanzados en la ‘Modernización de la Refinería PMRB’  que nunca llegó …     Y cayeron los precios del petróleo y con ellos el proyecto de modernización que se basaba fundamentalmente en los precios del crudo a nivel internacional.

 

Para ser franco y directo:  En Barrancabermeja nos ocurrió lo mismo de Venezuela.   La ausencia de la renta del petróleo deprimió la economía barranqueña.    Y  en medio de ese ambiente, entonces viene Germán Vargas Lleras  a  decir  que  sí  cumplirá  con la  modernización de la refinería:     ¡Carreta!.

 

El proyecto ya no es el mismo que estaba planificado hace años.  El alcance del proyecto hoy en día es totalmente diferente.

 

Pero como Gustavo Petro no vino a Barrancabermeja a eso, entonces algunos politiqueros le caen encima.

 

Petro vino a decir algo que todo el mundo debe saber:  “que el petróleo se va a acabar y hay que hacer algo desde ya … y entre más nos demoremos, será peor”.     Y por eso Petro insistió una y otra vez en la palabra:  “TRANSICION”.

 

Petro vino a Barrancabermeja a prometer la defensa de la empresa pública y la transformación de Ecopetrol en una gran empresa de energía latinoamericana, es decir como dice su eslogan “energía para el futuro”

 

Petro no solo habló del petróleo, sino del agua, de la educación, de la agroindustria, del turismo, de la vida.

 

Petro no vino a engañar a incautos y aunque pudo hacerlo, NO lo hizo.

 

Petro es un político serio y responsable.

 

Petro vino a sostener sus tesis en una ciudad petrolera y fue aplaudido. Pudo haber suavizado o cambiado su discurso pero NO lo hizo.  Repito, es un político serio y responsable.

 

Esos mismos ‘politiqueros’ le caen encima a la USO por respaldar al candidato.

 

Yo pienso que debe ser todo lo contrario, a  la USO hay que aplaudirla porque demuestra que tiene ‘visión y perspectiva’.   Que  —a pesar de esa posición política de Petro— el  sindicato  respalda  un  proyecto de región, un  proyecto  de  nación  que  va más allá de un interés gremial.

 

Ojo con esto barranqueños:  comenzamos desde ya a planear un proceso de ‘transición’ de la industria petrolera a otros renglones productivos y generadores de empleo o después será demasiado tarde.

 

Barrancabermeja tiene en el mapa una posición geo-política privilegiada  y  lo  mejor es que aún contamos con algo del recurso petrolero para empezar a construir nuestra propia  transformación.

 

Los politiqueros locales tienen un problema de comprensión de este importante paso … pero de eso Petro NO tiene la culpa.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JAIRO ANDRES AMAYA GARCÍA es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.  Puede ser contactado en el correo electrónico: anakin-26@outlook.com

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Irresponsabilidad de Ecopetrol

 

Le puede interesar también: Elijo la ilusión

 

Le puede interesar también: Ecopetrol… de espaldas a Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: Deuda ambiental

 

Le puede interesar también: ‘Ecocidio’

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

 

 

Comments

comments

Columnistas