Bienvenido a BVirtual 

‘Ecocidio’

'Ecocidio' - Por: Francisco José CampoPor: Francisco José Campo

 

La nota trágica registrada en el último mes por los medios nacionales, locales y algunos internacionales, tiene que ver con la emanación de crudo, aguas contaminantes del Pozo 158 operado por Ecopetrol hasta hace unos pocos meses.

 

Los informes de las autoridades competentes son deprimentes y los testimonios de las comunidades victimizadas de manera directa son dramáticos. Unos y otros señalan una flagrante negligencia de los altos directivos de la estatal petrolera con los recursos no renovables bajo su manejo.

 

El desastre, ampliamente publicado, pareciera ser uno de los más graves en esa cadena de incidentes silenciosos que ha padecido la ciudad-región a lo largo del siglo de explotación del oro negro, desde que el pozo Cira Infantas 2  cobrara vida institucional el 29 de abril de 1918.   Basta echar un vistazo a los cuerpos hídricos y ecosistemas frágiles de la región para dejar constancia del agresivo impacto de la industria en esta centuria;  gran dolor expresamos a diario al advertir las putrefactas aguas de la ciénaga Miramar en el corazón de la ciudad.

 

Nos encontramos en tiempos de altas preocupaciones ante los fenómenos del calentamiento global y su devastador paso por la geografía del mundo, sembrando caos y destrucción y la necesaria reflexión y compromiso de los poderes del mundo con limitar las emisiones de gases contaminantes.    Por lo mismo, buscamos acudir, sin pausa, a la consecución de energías limpias, bajo la premisa que está en juego la conservación de la especie humana generándose en el mundo “civilizado” una fuerte corriente ambientalista y ecologista, a las que personalidades del mundo de la política, el arte y la cultura universal, se vinculan con tal causa.

 

Lo ocurrido en Lizama, corregimiento La Fortuna  del municipio de Barrancabermeja donde, desde hace un siglo Ecopetrol ha explotado inmisericordemente estos territorios, sin el más mínimo criterio de racionalidad, sustentabilidad y respeto a los seres vivientes en el territorio, demuestra el desprecio y la poca consideración de los empresarios y altos directivos del Estado hacia quienes hemos nacido en el valle medio del Magdalena.   Ha sido una constante la exclusión de los nativos como mano de obra calificada y no calificada en la explotación del recurso petrolero.

 

El señor Ministro del Medio Ambiente y la Señora directora de la ANLA se han pronunciado “señalando la responsabilidad de la alta administración de Ecopetrol, en su ausencia de previsión y cuidado con el manejo de los pozos sobre explotados en esta región”.    Una irresponsabilidad que no es para nada nueva en la empresa acostumbrada a disfrazar esta situación con presuntos “preceptos técnicos”; esperaremos las ‘tibias’ medidas sancionatorias de la ANLA.    Ojalá el Ministerio Público de manera seria sancione ejemplarmente a estos servidores públicos negligentes.

 

En meses anteriores, un estudio de FINDETER ubicaba como la principal potencialidad de desarrollo  del  municipio  de  Barrancabermeja y  la  región  sus  ecosistemas.   Estos  recursos  de  vida  debían  ser  protegidos  de  la ‘agresividad’ de la industria petrolera, lograr que en un ejercicio de responsabilidad social empresarial las compañías del sector deberían contribuir con la preservación de estos ecosistemas. Después de lo ocurrido, surge un interrogante: — ¿ésta es la forma como estas empresas van a cooperar con la región?

 

El desastre ambiental de las fuentes hídricas, los seres vivos y el territorio productivo de la zona agropecuaria y pesquera de la ciudad, debe conllevar a que el Gobierno Nacional y la alta dirección de Ecopetrol reparen  —de manera integral—  no solo a los vecinos de la Lizama sino al conjunto de los habitantes del municipio, que hemos sido afectados con este crimen de lesa naturaleza. Debemos estar muy pendientes para que vayamos más allá de las tibias sanciones de la ANLA a sus colegas directivos de Ecopetrol.

 

El momento que vivimos en el mundo nos llama a superar la ‘obsolescencia tecnológica’ de la empresa que produce estos desastres.  Debemos avanzar en la implementación de energías alternativas limpias, el mundo civilizado nos marca el sendero.   Cada vez más países se suman a la superación de los hidrocarburos y la implementación de la energía solar, la biomasa, la energía nuclear, la eólica, entre otras.

 

El futuro es la innovación y las nuevas tecnologías.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

FRANCISCO JOSÉ CAMPO, comunicador social y periodista, es actualmente el Presidente de la Junta Directiva de la APB (Asociación de Periodistas de Barrancabermeja).  Puede ser contactado en el correo electrónico:  franjosecampo@gmail.com

 

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” – para instalar la aplicación: Para Androide – dar click aquí  – Para Iphone – dar click aquí

 

 

Le puede interesar: Irresponsabilidad de Ecopetrol

 

Le puede interesar también: Elijo la ilusión

 

Le puede interesar también: Ecopetrol… de espaldas a Barrancabermeja

 

Le puede interesar también: Deuda ambiental

 

Le puede interesar también: Lo del 158, irresponsabilidad, descuido y negligencia

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Para visitarnos en Facebook favor dar click aquí

 

 

Comments

comments

Categories