Nos la pasamos fue peleando … y de construir ciudad … nada de nada

Nos la pasamos fue peleando ...  y de construir ciudad ... nada de nada

Rosberg Perilla

Por: Rosberg Perilla Pérez

 

Se aproximan las elecciones para el Congreso de la República y hoy —cuando solo quedan un par de días para modificar las listas que se inscribieron el pasado lunes 10 de diciembre—  podemos decir que volvimos a fracasar como ciudad en la organización de una estructura política que compita con éxito en las próximas elecciones con candidatos propios.

 

Nuevamente los celos, las rencillas, la envidia y la falta de propuestas, estuvieron por encima del trabajo político organizado, de las propuestas y de la construcción de una estructura política que nos permita tener candidatos políticamente fuertes, oriundos de nuestra ciudad.

 

La improvisación, la charlatanería de algunos y la ingenuidad de otros, desfilan en la lista de los candidatos que hasta ahora se conocen.

 

Aunque no quiero descalificar a nadie en especial,  creo  —que con la excepción de don Roberto Schmalbach, un dirigente obrero, comprometido con las causas populares—  en términos generales no hay por quien votar, no hubo planificación, no se construyó nada diferente al odio y la discordia, en fin no existe una agenda legislativa que se pueda mostrar.

 

Hace 4 años  —en un hecho vergonzoso y sin precedente en la ciudad—  la noche en que entró en vigencia la Ley Garantías Electorales para las elecciones de Senado y Cámara en el 2014,   la administración municipal del entonces alcalde, Elkin Bueno Altahona, firmó OPS  por valor de $ 20.000 millones, en un despilfarro presupuestal jamás visto.

 

Según se pudo establecer, esa millonaria suma de dinero, fue entregada a medios de comunicación, empresarios, comerciantes, ingenieros ambientales, abogados, pastores evangélicos, músicos folclóricos y en general a artistas de todos los géneros, así como a ‘fundaciones sin ánimo de lucro’ de muchas partes del departamento.

 

Había que ver la cantidad de buses de Bucaramanga, (repletos de ciudadanos oriundos de esas tierras), parqueados en las afueras del palacio municipal de Barrancabermeja, afanados, legalizando contratos al filo de la media noche.

 

En ese proceso electoral, el candidato ganador fue el cuñado del ex alcalde Elkin Bueno, el actual representante a la cámara por el partido Cambio Radical, Ciro Fernández Núñez, que tal y como se pronosticó en su momento, sin ninguna agenda legislativa, ni ninguna preparación política (diferente al apoyo que le ofreció su cuñado, el ex alcalde Elkin Bueno), su comportamiento en el ente legislador fue un completo fracaso,  que —dicho sea de paso—  en lo único que a Ciro se le ha visto “activo y con mucha energía”  fue en los días de la ‘revocatoria’ cuando su objetivo era el de sabotear al alcalde.   No hizo más nada en todos estos 4 años.

 

Qué lástima por nuestra ciudad.

 

No podemos volver a cometer los mismos errores, tenemos una responsabilidad con nuestra ciudad y con nuestra región, que debemos afrontar con seriedad y responsabilidad, en aras de obtener una verdadera y responsable representación política en el Congreso de la República.

 

En las actuales circunstancias, no podemos seguir ‘llorando sobre la leche derramada’, necesitamos tomar acciones inmediatas que nos conduzcan, primero asegurar una curul amiga en el Senado de la República  y  segundo, imponerle al candidato una agenda legislativa propia para nuestra región, a la cual se comprometa como condición indispensable para apoyarlo.

 

El candidato debe tener una estructura propia que le permita ser elegido, además, que ese candidato de Barrancabermeja tenga más sitios donde pueda tener una buena votación con alcance nacional.

 

No podemos repetir el bochornoso espectáculo de hace cuatros años en la pasada Ley de Garantías.    Tenemos que ser serios y responsables con las finanzas del municipio.

 

Preferiblemente un candidato joven de ideas nuevas, que represente el sentir de renovación, las oportunidades para todos, un candidato que no llegue a improvisar, que tenga la preparación y el respaldo que necesitamos los barranqueños.  Una mente joven, pero con experiencia, formación y vocación política desde sus raíces.

 

Por el contrario —y esto lo digo con toda la consideración del caso—  si nos dejamos imponer la agenda de  odiorencor  y  ‘amargura estomacal de tipo personal’  que hoy exponen desvergonzadamente algunos desadaptados en las redes sociales, no estaremos haciendo nada por construir la ciudad que en realidad deseamos para nuestros hijos, con  paz, respeto, tolerancia  y  reconciliación.

 

De antemano, felices fiestas para todos y un venturo y próspero año nuevo 2018.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

ROSBERG PERILLA PÉREZ es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.   Puede ser contactado en el correo electrónico: periodista22@msn.com

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” (para instalar la aplicación dar click aquí)

 

 

Le puede interesar: Así le paga el diablo al que bien le sirve

 

Le puede interesar también: Horacio José Serpa Moncada, Senador Barranqueño

 

Le puede interesar también: Debemos “hacer trizas” la propaganda negra

 

Le puede interesar también: Guerra sucia

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

 

 

Comments

comments

Columnistas