Debemos “hacer trizas” la propaganda negra

Debemos “hacer trizas” la propaganda negra

Jorge Gomez P.

Por: Jorge Gomez Pinilla.

 

Según María Jimena Duzán en su última columna, “a un año de la firma del acuerdo de paz está tan contaminado el ambiente político, que hasta un hecho tozudo y veraz como el desarme de las FARC está siendo negado con una facilidad pasmosa por una horda política que ha convertido los acuerdos de paz en el anticristo”. (Ver columna).

 

El problema no solo es que está siendo negado el acuerdo, sino que inobjetablemente el país está mejor que antes, pero la propaganda negra de la extrema derecha se ha encargado de hacerle creer al pueblo colombiano que ocurre lo contrario.

 

Hoy sucede lo mismo que durante la campaña por el plebiscito, cuando a punta de sembrar terror psicológico pregonando que el propósito de la paz era “volver homosexuales a nuestros niños” y “empujar el país a las garras del castrochavismo”, terminó por imponerse la opción del NO en nefasto día para la esperanza de una paz duradera.

 

Estamos ante una nueva puesta en escena de la estrategia del miedo, a modo de exitoso refrito. He de citar dos casos que lo ilustran, uno de texto y otro gráfico.

 

En lo textual está una cadena de WhatsApp que circula profusamente, donde de entrada se lee: “Esta información es muy delicada, por lo tanto, debemos darle un manejo adecuado para no ir a generar pánico en la gente, sino más bien crear conciencia de lo que está ocurriendo en Colombia y sus alrededores, y de las consecuencias que esto nos puede traer”. En otras palabras: no se vayan a asustar, pero nuestro propósito es hacerlos entrar en pánico.

 

A continuación, se refieren a un supuesto coronel retirado John Marulanda, experto en seguridad y conflicto, quien “tiene conocimiento de lo que oculta Juan Manuel Santos”: que en Venezuela hay cuatro estados completamente gobernados por las FARC, que estas se están rearmando, y que “en los puntos de concentración asignados en el acuerdo (circunscripciones especiales) solo hay gente campesina o contratados por las Farc para mostrarlos si van comisiones de observación”. Lo anterior formaría parte de “un plan de toma del poder a seis años”, y “el Ejército tiene estos documentos, pero el gobierno no ha dejado publicarlos”.

 

El texto en mención incluye cosas delirantes como que “la estrategia es generar odio de clases en los colegios”, y “a cualquier persona que sobresalga en las encuestas le insertarán falsas acusaciones de corrupción y paramilitarismo o le inventarán un cuento como lo del hacker contra Zuluaga”, con lo cual queda claro que el texto fue fabricado en las alcantarillas creativas del uribismo. Y rematan con esta advertencia y oración para atrapar incautos creyentes: “¿Te das cuenta del peligro en el que estamos…? Que el Señor Jesucristo tenga misericordia de nosotros, nos libre de todo mal y desvarate (sic) todo plan a través de estos grupos camuflados”.

 

Alguna duda, de que por que la entrega del paisYa en lo gráfico circula una imagen con una insistencia tal, que parece ajustarse a la consigna nazi de la propaganda según la cual “una mentira contada mil veces se convierte en verdad”.

 

Se trata de una foto en la que aparece Fidel Castro en compañía de Juan Manuel Santos y su hermano Enrique, con esta leyenda: “¿Alguna duda de por qué la entrega del país? Ahí está el premio Nobel”.

 

En mi muro de Facebook ha sido puesta varias veces por personas de apariencia culta en respuesta a cosas que he dicho sobre Uribe, como si fuera la prueba reina del macabro plan que se traen las Farc en contubernio con el Gobierno. (Ver foto).

 

Andres Pastrana, familia y Fidel CastroLa imagen se deja contrarrestar con facilidad, pues basta mostrar una foto de Andrés Pastrana con toda su familia (“Nohora, los niños y yo”) en compañía del mismo personaje para entender que no existe ningún dirigente nacional, Uribe incluido, que no se haya tomado una foto al lado de Fidel.

 

Pero es quizá la mirada de torva complacencia de Santos ahí la que es utilizada con la intención de asustar a mentes temerosas e ignorantes (que en Colombia son mayoría).

 

Castro Uribismo?Como dije en columna reciente, han comenzado a aceitar la mortífera máquina de desinformación que usaron durante los días del plebiscito, ahora hacia el objetivo supremo de sentar en el solio presidencial a uno de los suyos, de su propia calaña, “el que elija Uribe”.

 

Con verdades a medias producen las mentiras de la posverdad, como cuando María del Rosario Guerra trina diciendo que Humberto de la Calle respalda públicamente la ideología de género, y en tal medida “no nos extrañe que sea el candidato de las FARC”. Infame, ruin. (Ver trino).

 

Cuando uno encuentra en Twitter a personas antaño respetables como Juan Lozano —exsecretario privado de Luis Carlos Galán hoy cooptado por el uribismo— acusando al ministro Guillermo Rivera de pretender evitar que crueles violadores de niños paguen penas máximas (ver trino), comprende el nivel de bajeza y degradación moral al que han llegado quienes recurren a todas las formas de lucha para envilecer el debate y ensuciar el agua donde todos nos bañamos, con un objetivo perverso: que no se note lo cochinos que ellos están.

 

Para revertir esa tendencia se requiere motivar a los jóvenes para que salgan a las calles a defender la paz, y en las redes sociales producir contenidos que generen tráfico y contribuyan a desenmascarar a los fabricantes de fotomontajes, engaños y noticias falsas.

 

Esos que deambulan como ratas por las cañerías de la red, dedicados a sembrar confusión y miedo entre los electores.

 

En síntesis, se trata de hacer trizas la propaganda sucia que quiere regresarnos a los años oscuros del conflicto armado. Y hay un arma invencible para destrozar a los enemigos de la paz: esa arma es la verdad, pero se requiere ser creativos para ‘desnudar’ a los mentirosos y mostrar con precisión de relojero dónde está el engaño.

 

Donde brilla la luz de la verdad, deja de reinar la oscuridad.

 

DE REMATE: Permítanme pronosticar la fórmula triunfadora en 2018 para librar la lucha contra la corrupción que los colombianos decentes reclaman y abrir las compuertas de la esperanza a un país donde quepamos todos: Humberto de la Calle-Sergio Fajardo. ¿En qué orden? Todavía no se sabe, lo dirán las encuestas hacia marzo del año entrante. Pero como dicen los matemáticos, el orden de los factores no altera el producto.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” (para instalar la aplicación dar click aquí)

 

 

Le puede interesar: ¿Quién responde por la vida de Carlos Moreno?

 

Le puede interesar también: Copetran ‘mochilero’

 

Le puede interesar también: De La Calle, triunfador; Cristo, magnífico”

 

Le puede interesar también: Una paz que llegó para quedarse

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Columnistas