En vos confío

En vos confío

Jaime Calderón H

Por: Jaime Calderón Herrera

 

Cómo, en qué y en quiénes confiamos, es muy diferente hoy a hace 30 años.

 

Parte del discurso social era apoyar a las instituciones, y esto era así, dado que nuestra confianza estaba depositada en los médicos, en los abogados, en los ingenieros, es decir en los expertos, pero también en los sacerdotes, en los parlamentarios y hasta en los bancos.

 

La opinión pública era modulada por periodistas y expertos. Hoy es distinto. Los “pecados” salieron a la luz gracias a la tecnología informática. Los “leaks” mostraron el lado oscuro de autoridades de todo tipo que fueron devaluándose tanto como los expertos.

 

Sin confianza la sociedad no es viable. Pero no hay tal colapso.

 

Simplemente empezamos a confiar de manera diferente.

 

Confiamos en lo que nos dicen por medio de la internet, de allí el éxito de empresas como Uber o Couchsurfing o Airbnb, de las ventas por medios electrónicos, de las apps para diferentes propósitos.

 

Estamos dispuestos a que nos trasporte un particular y no un taxista de una empresa de servicio público, porque confiamos en la red.

 

Aceptamos extraños en la casa porque la red nos da confianza del rastreo de sus usuarios.

 

Nos sentimos más confiados en nuestra interacción con otros seres humanos, si ella se da por medio de la red. Atrás quedó la primera impresión, la confianza en el otro que se trasmitía mirándolo a los ojos.

 

Desconfíe, decían, de aquél que no te mire a los ojos, que hable pasito o que estreche tus manos con debilidad.

 

La desconfianza se alimenta del miedo y la sospecha.

 

Si nos atemorizan con falsedades o aún con posibilidades reales, y además logran crearnos la duda o la sospecha sobre algo o sobre alguien, simplemente desconfiaremos.

 

Somos víctimas de la desconfianza, pero como no podemos vivir así, hemos decidido confiar en lo que nos dice la internet, a pesar de estar plagada de miedos, calumnias, falsedades y medias verdades, lo que nos hace vulnerables sobre todo a la manipulación.

 

La confianza es la base de la cooperación humana, y hay que restituirla usando bien la red, pero combinándola con la interacción personal que dio origen al instinto de confiar para colaborar y sobrevivir.

 

Este artículo también lo puede leer en BVirtual “la nueva forma de escuchar radio” (para instalar la aplicación dar click aquí)

 

 

Le puede interesar: Los pilotos ganaron

 

Le puede interesar también: Copetran ‘mochilero’

 

Le puede interesar también: ¿En qué estamos ‘empantanados’?

 

Le puede interesar también: Perfil del nuevo profesional que necesita la Refinería de B/bermeja

 

 

Para leer más noticias de Barrancabermeja y el Magdalena Medio pueden dar click aquí

Comments

comments

Categories