Más información y menos opinión

Más información y menos opinión

Jaime Calderón

Por: Jaime Calderón Herrera

 

Ya va para un año que la compañía Avianca puso a disposición de sus usuarios un “bot” o mejor un “chatbot” llamado Carla y que responde, simulando un humano, a cuestionamientos relacionados estrictamente con el servicio al cliente.

 

Este chatbot es útil, pero no todos los bots se limitan a responder nuestras preguntas, también son capaces de crear cuentas de correo falsas y realizar ciber ataques. Nos pueden facilitar muchas cosas, pero también nos pueden engañar y producir perjuicios.

 

Esta herramienta informática ha sido utilizada para difundir mentiras y verdades a medias, a potenciales electores durante las campañas políticas.

 

El gran poder de las redes sociales se fundamenta en poner ante el usuario una opinión, incluso antes de la información sobre la que se opina, y dada la inmediatez, el impacto en materia de opiniones políticas es contundente.

 

La mezcla de hechos con opiniones provenientes de una cuenta de correo falsa y sin un responsable de las afirmaciones provenientes de allí, permite la total impunidad del engaño.

 

En una democracia como la de Estados Unidos que se precia de trasparente, en la pasada campaña presidencial que condujo a Trump al poder, lo que se ha llamado la era de la pos verdad se potenció y algunos en un momento, le contabilizaron al entonces candidato retweets provenientes de bots.

 

Nosotros no hemos estado inmunes a los bots y a otras formas de engaño a través de las redes sociales.

 

Le puede interesar: Los traperos

 

Sabemos de la existencia de hackers expertos en campañas presidenciales y de la utilización de las redes sociales con propósitos de confundir y engañar. Se dice que seis de cada diez personas se informan por medio de las redes, lo cual podría significar que los electores vayan engañados a las urnas y tomen una decisión que incluso afecte sus propios intereses individuales.

 

No veo la manera de evitarlo, pero si contáramos con un periodismo objetivo, sin candidato propio, sin mezclar tanta opinión con la información, tal vez, tal vez, podríamos morigerar el impacto dañino atribuible a la pos verdad.

 

Para leer mas columnas de opinión del Dr. Jaime Calderón Herrera puedan dar click 

Comments

comments

Categories