Una discusión abierta

Una discusión abiertaEditorial El Medio Magdalena

 

Hace algunos días se realizó en la ciudad un evento sobre la explotación de yacimientos no convencionales.

 

Esta vez, abriendo un nuevo episodio en una discusión que no es nueva pero que está cobrando cada vez más importancia para Barrancabermeja por la declaración del presidente de Ecopetrol Juan Carlos Echeverry sobre la necesidad de explotar los yacimientos no convencionales en el país, que son de grandes dimensiones en la región del Magdalena Medio, y que además es  indispensable esta explotación para poder realizar el proyecto de modernización de la refinería, resaltando que todo esto podría construir gran parte del futuro de la industria petrolera del país.

 

De acuerdo a lo manifestado por el presidente de Ecopetrol, el municipio se enfrenta a una situación compleja pues la explotación de yacimientos no convencionales ha despertado alredor del mundo fuertes discusiones por las afectaciones ambientales que conlleva, tema que sigue despertando controversia con argumentos a favor y en contra, pero que en la ciudad toma otra dimensión mas de discusión, pues Ecopetrol acaba de condicionar el proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja a la explotación estos yacimientos no convencionales, planteando un complicado panorama al municipio.

 

Por un lado es indispensable aclarar de manera técnica y científica las afectaciones que pueden generar sobre el medio ambiente, el agua, la tierra, pero también sobre las comunidades y su bienestar, las técnicas que se usan para explotar esos campos petroleros, pues no es solo la discusión sobre el fracking y otras técnicas sino también sobre la redistribución de las riquezas obtenidas por esa explotación y el beneficio sobre las comunidades directa e indirectamente involucradas en esos procesos.

 

Le puede interesar: No a la chatarrización de la refinería

 

De igual forma esta la preservación de los recursos naturales es una prioridad para la comunidad, pero al mismo tiempo los recursos que se pueden obtener de dicha explotación pueden ser fundamentales para mejorar la calidad de vida de la gente.

 

Es por esto que la discusión es compleja, en este sentido es acertada la visión del alcalde Darío Echeverri que condiciona este tipo de explotaciones en la medida en que sean compatibles con el medio ambiente, que lo preserven, sean reparadas las afectaciones producidas y que no produzcan efectos negativos en el medio ambiente.

 

También cuando señala la necesidad de que la explotación de petróleo le traiga beneficios a las comunidades, que realmente la industria petrolera represente desarrollo y calidad de vida, redistribuyéndose la riqueza de manera equitativa entre las empresas y las comunidades, buscando ante todo reparar las consecuencias sócales y económicas de esa explotación sobre la vida de la población.

 

Por otro lado, está el condicionamiento del proyecto de modernización de la refinería PRMB al desarrollo de la explotación de los yacimientos no convencionales en la región.

 

Esto no ha sido bien recibido en Barrancabermeja pues es un claro chantaje que hace Ecopetrol hacia la comunidad, al condicionar un proyecto que fue promovido hace cerca de una década por Ecopetrol mismo, provocando inversiones y endeudamiento de ciudadanos y empresarios que se prepararon para un proyecto de gran envergadura, y que luego tuvieron que enfrentar perdidas y problemas económicos cuando Ecopetrol de nuevo fue aplazando el proyecto para luego anunciar su suspensión definitiva.

 

Los antecedentes del PRMB no son los mejores, Barrancabermeja tiene gran desconfianza hacia Ecopetrol por la forma como engañó la ciudad con la realización de ese proyecto, y ahora al condicionar su realización con la explotación de yacimientos no convencionales se ahonda más la desconfianza hacia la petrolera y de alguna forma se comprueba la falta compromiso social y económico que tiene Ecopetrol con Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio.

 

En este orden de ideas, no hay confianza entre la comunidad a que si se desarrolla la explotación de no convencionales si se realice el PRMB, pues Ecopetrol no tiene credibilidad en la ciudad y podía ser un engaño más a la comunidad, uno nuevo para la lista, y no habría forma de obligar a la petrolera a cumplir su palabra, así como no fue posible hacerles cumplir la realización del PRMB, a pesar que es un proyecto de Ecopetrol mismo.

 

Teniendo en cuenta este escenario es indispensable generar confianza entre las comunidades hacia Ecopetrol para poder discutir tanto la realización del PRMB como la explotación de yacimientos no convencionales.

 

Barrancabermeja requiere certezas de parte de Ecopetrol, que ha mentido en repetidas ocasiones, y que frente al discurso que la empresa petrolera está promoviendo necesita garantías para discutir estos temas.

 

Así mismo frente a las técnicas de explotación de no convencionales es necesario conocer la información técnica y científica sobre sus implicaciones y consecuencias sobre el medio ambiente, y para esto se requiere un dialogo equilibrado que permita escuchar varios puntos de vista de expertos que enriquezcan la discusión y permitan una toma de decisiones ajustada al presente y futuro ambiental de la ciudad y la región.

 

Por último, es indispensable que Ecopetrol y el gobierno nacional se comprometan con un modelo diferente de distribución de la riqueza petrolera, donde realmente las comunidades afectadas por esa explotación vean beneficios en su calidad de vida y se logre generar nuevos reglones económicos que reemplacen la explotación petrolera cuando esta se acabe y así contribuyan con la sostenibilidad económica de la población.

 

Para leer mas editoriales del Medio Magdalena por favor dar click aquí

Comments

comments

Categories