Diálogo de sordos

Diálogo de sordosPor: Darío Echeverry Jr.

 

Se viven tiempos aciagos, ya no hay choques de ideologías o enfrentamientos de ideas, ahora chocan solo las voces, solo se escucha el clamor del ruido en la competencia del que hable más fuerte y se haga escuchar por el encima del resto, ahora vivimos en los tiempos del diálogo de sordos.

 

Lo importante no es descubrir la verdad a través de la deliberación, ahora lo que importa es silenciar al otro, rememorando la práctica de negar al otro para solo validar lo propio, excluyendo a los demás para que solo exista una opinión.

 

Así las cosas, el quehacer político se ha convertido en un ejercicio difícil, y más que construir democracia se ha convertido en el centro de la desconfianza y el descredito ciudadano.

 

Y es que es el resultado natural cuando se ve que la deliberación política no es sobre soluciones a problemas o propuestas de desarrollo, sino sobre infamias, mentiras y exageraciones.

 

Las redes sociales están plagadas de ese tipo de discusiones, que más que enaltecer el ejercicio político lo rebaja a un oficio vil y degradante.

 

Pero también las campañas políticas se han desarrollado en esta dinámica, es solo ver cómo los últimos procesos electorales han estado marcados por declaraciones subidas de tono, y no solo en cuanto a volumen sino también en cuanto a injurias, dejando a un lado el dialogo y la confrontación de ideas.

 

Si se quiere construir un mejor país y una mejor ciudad es necesario dejar atrás los preconceptos y los prejuicios, librarse de odios y pasiones, para discutir desde las ideas y así buscar las soluciones a los problemas de la comunidad.

 

Le puede interesar: Las lecciones del 2 de julio

 

No se puede seguir pretendiendo que, negando al otro, difamándolo o desconociéndolo se puede conseguir un mejor municipio.

 

Frente a retos tan grandes que afronta Barrancabermeja como el proyecto de modernización de la refinería o la posibilidad de explotación de yacimientos no convencionales, entre otros, es indispensable subir el nivel de la discusión, superando el uso del chisme para desacreditar o la infamia para deslegitimar, con el fin de buscar argumentos e ideas que realmente permitan buscar soluciones que beneficien al municipio en el corto, mediano y largo plazo.

 

Estos temas son altamente sensibles para la comunidad por lo que requieren un verdadero compromiso con la gente, no con los intereses particulares de algunos, por lo tanto, es importante buscar un dialogo constructivo, de ideas y propuestas, para poder construir consensos ciudadanos indispensables para el desarrollo del municipio.

 

Es momento de superar las diferencias particulares para realmente pensar en Barrancabermeja.

 

Para leer mas artículos de Dario Echeverry Jr. dar click aquí

Comments

comments

Categories