El difícil camino de la paz.

El difícil camino de la paz.Por: Hernando Florez Anaya.

 

Esta semana se ha venido cumpliendo la dejación de las armas de la guerrilla de las FARC, es realmente un suceso de dimensiones extraordinarias, sin embargo, la politización política y el odio en que han incurrido sectores de la sociedad que sienten perder mucho con el fin de la guerra, no nos ha dejado ver la real dimensión de este paso tan importante para nuestro país.

 

La guerrilla más antigua, la que llevaba 51 años, entrega las armas, se desmoviliza y pasa a dejar las balas para iniciar en los discursos, es decir, hacer política, eso es realmente un hecho que muchos creímos nunca ver, pensamos que eso lo verían otros ojos.  Estos años sumados a la penetración del narcotráfico han dejado profundas secuelas en nuestro país.

 

Paradójicamente, existe mayor entusiasmo y alegría en otros países que en el nuestro, suelo recibir llamadas o correos electrónicos de amigos del exterior manifestando regocijo y felicidad por la entrega de armas y por el fin de este absurdo conflicto armado.

 

Y no es para menos, los atentados, muertes, mutilaciones, secuestros, han disminuido dramáticamente, el campo florece, viajar por nuestra geografía renace y así mismo el turismo de magia salvaje de nuestros más inhóspitos parajes, escondidos todos durante más de medio siglo, por la zozobra que creaba desplazarse hacia esos sitios. Tal vez no sea todo felicidad, pero muy seguramente iremos descubriendo cada vez más las bondades del acuerdo de paz.

 

Las bandas criminales surgidas de la desmovilización paramilitar y muy seguramente de la desmovilización de las FARC, así como el narcotráfico, la corrupción y sobre todo, la profunda división que estos han ido formando en una sociedad —cada vez más proclive a resolver sus problemas con la violencia— que no respeta a las autoridades y ni siquiera a sus líderes de ningún tipo, son retos realmente gigantes.

 

Lo mismo ‘se habla mal’ del presidente Juan Manuel Santos como de Gabriel García Márquez.   Se perdieron los referentes y como la canción de cambalache, “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor Ignorante sabio o chorro generoso o estafador”.

 

Una sociedad por recuperar es lo que tenemos, al igual como veíamos el camino de la paz lejos —cuando creíamos que solo otros verían que es vivir sin atentados diarios, sin muertos en combates, lisiados, secuestrados, huérfanos, viudas y demás vejámenes de esta cuenta y larga guerra— así mismo hoy debemos tener la esperanza de lograr caminos de reconstrucción, donde la fractura generada por las guerrillas, narcotráfico, corrupción y demás males pero adicionalmente alimentadas por las conveniencias personales y sobre todo de poder político y económico, queden atrás, una tarea de la cual saldremos mientras todos asumamos nuestro papel en el cumplimiento de los deberes y la exigencia de los derechos.

 

Bienvenido al fin del conflicto, a la terminación de las FARC como grupo armado y al compromiso de lograr la construcción de la paz, con justicia social, basada en la convivencia ciudadana, el respeto a los valores y a la libertad, asumamos —sin pereza y con entusiasmo— este gran momento único y esperado para hacer de nuestra ciudad y nuestro país un mañana mejor, próspero, humano, incluyente y posible.

Por muy difícil que parezca, la paz es el camino.

 

Para leer mas artículos de Hernando Florez dar click aqui

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

HERNANDO FLÓREZ ANAYA es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.   Puede ser contactado en el correo electrónico:  hflorez719@hotmail.com

 

 

Comments

comments

Columnistas