Respirar…Suspirar

Dr. Jaime Calderón HerreraPor: Jaime Calderón Herrera

 

Hace 70 años la cantante española Sarita Montiel hacía creer con su hermosa voz que fumar era un “placer genial, sensual…” pocos años después, del fumar se hizo un verdadero mundo artificial creado por los publicistas.

 

Ahora todos sabemos que fumar es peligroso, que aumenta los riesgos de morir, que acorta años en la expectativa de vida. Sabemos que las partículas que se introducen a través de los pulmones llegan al sistema circulatorio y alcanzan todas nuestras células.

 

Ahora cada vez hay menos fumadores, solo que ahora somos la mayoría los que aspiramos aire contaminado con material particulado (PM10), ozono, dióxido de sulfuro y amonio.

 

La exposición prolongada al PM10 daña el pulmón y se relaciona con infartos cerebrales y del corazón, el ozono es un oxidante poderoso que afecta los pulmones y genera una respuesta inflamatoria, el dióxido de sulfuro asociado al PM2.5 causa lluvia ácida.

 

El Comité acerca de efectos en la salud del aire contaminado (Comeap) ha hecho varios estimativos en el Reino Unido en cuanto a pérdida de vidas como consecuencia de la contaminación del aire, las cuales han sido motivo de controversia, pero hay consenso en que la polución del aire es un factor de riesgo tan importante como fumar, pues desencadena una respuesta inflamatoria dañina a los tejidos del ser humano.

 

Hay correlación entre mayor exposición por más de 10 años a un aumento de la contaminación del aire y un incremento hasta del 13% y 18% en síndromes coronarios agudos y cáncer pulmonar.

 

Las personas que viven en las cercanías a una vía de alto tráfico muestran que entre más es la proximidad, mayor es el riesgo de demencia.

 

No faltan estudios que relacionan la contaminación del aire con diabetes y enfermedad renal.

 

Hay un estudio en curso, producto de una colaboración entre Reino Unido y China, comparando dos muestras de habitantes, unos viviendo en Beijing y los otros en el campo.

 

Los resultados posiblemente nos confirmarán los daños de la polución y si el estimativo de 30 mil a 50 mil muertes al año en el Reino Unido atribuibles a la contaminación del aire, es una cifra cercana a la realidad.

 

NB: Datos tomados del artículo de Nic Fleming en New Scientist.

 

 

 

Mas columnas del autor.

Comments

comments

Columnistas