Palo porque NO bogas.

Por: Darío Echeverry Jr.

 

La realidad del municipio es bien complicada en especial porque se han juntado una serie de elementos que hacen difícil el presente que viven los pobladores de Barrancabermeja.

 

No es posible entender la actualidad local sin comprender una serie de hechos que suceden simultáneamente y que afectan la vida de toda la comunidad, es así como la ciudad después de años de una burbuja económica creada por los altos precios del petróleo, la revitalización de la explotación petrolera y el planteamiento de una gran inversión en la modernización de la refinería, se enfrenta con una actualidad marcada por la caída de los precios del petróleo, el bajonazo de la actividad de la industria petrolera y el limbo en donde se encuentra el proyecto de modernización de la refinería.

 

Esto ha ocasionado una caída del dinero circulante en la ciudad, lo que ha generado una crisis en la demanda de bienes y servicios, que ha ocasionado el cierre de empresas y comercios, desempleo y la caída en el recaudo de impuestos municipales, y esto ha obligado a un ajuste severo en la economía local que viene sufriendo toda la población.

 

Y como es lógico la situación económica por la que atraviesa el municipio ha generado que se agudicen los problemas sociales, que no son nuevos pero que se disimularon por muchos años en el contexto de la burbuja económica que se vivía, donde había mayores oportunidades de empleo y oportunidades de negocios, y ahora la crisis ha dejado al descubierto las dificultades por las que atraviesa la población día a día.

 

Enfrentar y resolver la situación actual no es un asunto fácil, más aun si se tiene en cuenta que Barrancabermeja tiene una economía deprimida, con poco dinero circulante, con consumidores con menor poder adquisitivo, con empresas y comercios esencialmente orientados a prestar bienes y servicios a la industria petrolera, que tienen una oferta limitada hacia otros sectores, con un sector publico golpeado por un bajonazo en su recaudo de impuestos, y por una alta deuda pública, que le limita su capacidad de inversión.

 

Hay que tener muy claro que no existen soluciones mágicas ni inmediatas, más aún sabiendo que el país también atraviesa por problemas económicos y el Estado enfrenta recortes presupuestales por el alto déficit que sufre, así que en un contexto nacional difícil la realidad local se hace más compleja.

 

En este sentido es indispensable entender que los problemas no se superaran en el corto plazo, el municipio no se preparó, no hizo las inversiones necesarias para afrontar un contexto como el de la crisis petrolera, ni en el sector público ni en el privado, lo que obliga a que los ajustes apenas se empiecen a hacer y sus efectos solo se verán en el mediano y largo plazo.

 

Temas como el plan de ordenamiento territorial o el parque del petróleo, indispensables para enfrentar los problemas económicos y superar la dependencia petrolera, son asuntos que fueron descuidados por muchos años y solo ahora son tomados en serio, y esa demora tiene sus consecuencias y por eso las soluciones demoraran más de la cuenta, por eso es indispensable generan certezas y certidumbres, darle continuidad a los actuales esfuerzos para evitar que se den más retrasos a las soluciones que todos esperan.

Comments

comments

Columnistas