Palo porque bogas.

Por: Darío Echeverry Jr.

 

Hace unos días el alcalde municipal, Darío Echeverri, le pidió al presidente de la república Juan Manuel Santos que reconsiderara la realización del proyecto de modernización de la refinería;   el presidente respondió que este se realizaría por ‘módulos’.   Para aclarar este giro en el proyecto el alcalde acudió al presidente de Ecopetrol y así entender en qué consistía este proceso.   Lamentablemente se encontró con una sorpresa cuando la respuesta fue que “la prioridad de la petrolera era la producción de petróleo y no la refinación, y que la modernización no se vería en el corto plazo y habría que esperar hasta el 2020”.

 

Así que se despertó en el municipio un sentimiento de rechazo e indignación por el engaño del presidente de la república y de profunda molestia con el presidente de Ecopetrol por continuar con la lentitud y el permanente aplazamiento de ese proyecto.

 

Es así como la lucha por la realización del ‘proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja’, PMRB, no es una cuestión ni nueva ni acabada, esta reclamación ha tenido sus altibajos, pero han sido solo unos pocos los actores sociales y políticos que —con gran tozudez— han seguido insistiendo en este tema y han logrado mantenerlo vivo a pesar de las dificultades.

 

Y esto no es un capricho, sino una visión realista de la realidad local, pues en términos económicos Barrancabermeja depende directa e indirectamente de la industria del petróleo.

 

Áreas como la contratación de mano de obra, de bienes y servicios, el pago de impuestos, la inversión privada, entre otras cosas, están íntimamente ligadas a la actividad petrolera.   En estos momentos de crisis es posible ver como la ciudad sufre de desempleo, crisis del sector servicios, cierre de establecimientos, caída del recaudo de impuestos con la consecuente disminución de recursos en el presupuesto municipal para la inversión social, entre otras cosas.

 

Es por esto que el PMRB es un ‘proyecto estratégico’ que permitiría dinamizar este sector que se encuentra sumergido en una crisis y terminaría beneficiando la economía de todo el municipio, generando empleo, aumentando el consumo de bienes y servicios, incrementando el pago de impuesto y por lo tanto incrementando los recursos del presupuesto municipal y la inversión pública, todo esto terminaría favoreciendo a la comunidad.

 

Esto no quiere decir que no se debe seguir impulsando la diversificación de la economía.

 

Es fundamental continuar estableciendo las condiciones para que el turismo, la logística y la agroindustria, entre otros, se consoliden como reglones productivos estables y en desarrollo para el beneficio de toda la población.

 

Pero esto no quiere decir que vayan a ‘reemplazar’ a la actividad petrolera, pues en el corto y mediano plazo va a seguir siendo la industria del petróleo ‘el principal impulsor económico local’ hasta que otras actividades tengan un crecimiento suficiente para que realmente impacten al municipio.

 

La tarea que lidera el alcalde municipal  —junto con un grupo de gremios, organizaciones sociales y comunales, sindicatos, entre otros—   es un compromiso con el presente y el futuro de la gente de este municipio.

 

Barrancabermeja no puede ‘darse el lujo’ de abandonar el PMRB, por su inversión y tamaño, so pena de continuar con la actual crisis económica, y esta lucha es vital porque representaría otra vez que el municipio recupere la solidaridad y el sentido de pertenencia que se perdieron hace muchos años.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Comments

comments