Defensa de lo público.

Editorial El Medio Magdalena.

 

La lucha por que se realice el proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja – PRMB, es un esfuerzo colectivo por defender el patrimonio no solo de los habitantes de este municipio sino de todos los colombianos, es la necesidad de proteger un activo estratégico en términos energéticos y económicos más importantes del país, y también es la obligación por parte del Estado de cumplir con sus compromisos e invertir los recursos públicos en obras de provecho para la gente.

 

Así que cuando la administración municipal, la USO, los gremios económicos, la Cámara de Comercio, junto con un gran número de organizaciones sociales y comunitarias se unen para consolidar un grupo de trabajo para utilizar todos los mecanismos e instrumentos que existan para buscar que ese proyecto se realice, es una forma de ver como se cristaliza el esfuerzo de Barrancabermeja para sacar adelante un proyecto de gran incidencia nacional.

 

Y no es la primera vez que el municipio se une para lograr objetivos comunes, así fue que nació Ecopetrol como un esfuerzo que se originó en Barrancabermeja, o también así fue que la ciudad consiguió el hospital, el acueducto y hasta se luchó por defender la vida.

 

En las actuales circunstancias se deben superar las diferencias políticas para que el municipio como un solo cuerpo salga a luchar por que se realice el PRMB, pues no es cuestión de terquedad o de ambición, es una cuestión de desarrollo económico y de dignidad, pues este proyecto representa una gran inversión para mantener la refinería como la principal industria del país y una de las más rentables, y eso para el municipio representa más ingresos para los empresarios, contratistas, trabajadores y administración municipal, lo que redundara en mejor calidad de vida.

 

Pero además la realización de este proyecto es una reivindicación publica de la dignidad de Barrancabermeja, a la que le dijeron hace más de ocho años que se prepara para el proyecto, muchas personas invirtieron y se endeudaron para prepararse, y desde entonces solo han sucedido dilaciones y demoras en la concreción de este proyecto, lo que es una verdadera burla para una comunidad que se ilusiono y fue engañada permanentemente por el gobierno nacional y la empresa petrolera.

 

Es el momento en que la ciudad deje atrás la apatía y el desinterés, y la comunidad se una con un objetivo común la defensa de lo público, que es lo de todos, y eso es la refinería y su modernización. Toda la ciudadanía debe hacer todo lo posible para que el PRMB se realice, se deben realizar todos los esfuerzos y utilizar las herramientas que se tienen a mano para poder luchar por que ese proyecto se cumpla.

 

Barrancabermeja no ha sido ajena a las luchas cívicas, la historia muestra como la ciudadanía se ha unido para lograr objetivos comunes y de beneficio social a partir del trabajo articulado y concertado de todos los sectores económicos, sociales y políticos de la ciudad, y también señala que la comunidad se ha manifestado pacíficamente, sin violencia, la cual lamentablemente ha provenido de entidades y organizaciones ajenas a voluntad popular.

 

El reto que tiene Barrancabermeja es volver a unirse bajo un objetivo común, superar las diferencias y poder luchar como un solo cuerpo por la consecución del PRMB. Es el momento de respaldar el comité cívico que se ha constituido en este tema, y que puede ser una remembranza de otros espacios similares que se han dado en la ciudad como la coordinadora popular, donde los intereses particulares se dejan a un lado por el trabajo colectivo en búsqueda del bien común.

 

Es la oportunidad para que los concejales, ediles, líderes políticos, los partidos políticos, organizaciones sociales, sindicales, gremiales, comunitarias, la academia, las diferentes iglesias, los jóvenes, las mujeres y en fin toda la comunidad no solo apoyen sino que se unan a ese comité cívico, haciendo parte activa de esta organización, con el fin de que la ciudad hable al unísono a través de ese espacio, y que se convierta en la voz de Barrancabermeja en materia de PRMB.

 

No le sirve para nada a la comunidad las voces aisladas que denigran o descalifican este comité cívico o sus integrantes, esas divisiones debilitan la voz de la gente que debe ser una sola entorno a la exigencia de la realización del PRMB.

 

Es momento de dejar atrás que la modernización de la refinería riñe con el proceso de diversificación de la economía que necesita Barrancabermeja, por el contrario mientras eso da frutos la ciudad necesita una economía petrolera fortalecida que genere ingresos y recursos, que pueden servir incluso para invertir en nuevos renglones económicos.

 

Así mismo hay que dejar atrás los temores entorno a marchas, manifestaciones y paros, pues los tiempos en que los grupos armados se aprovechaban de las manifestaciones de la comunidad para generar caos y violencia ya pasaron, y los ciudadanos de este municipio precisamente quieren usar la libertad de expresión, de movilización y de reunión para reclamar sus derechos, como un verdadero acto de soberanía ciudadana y de defensa de lo público.

Comments

comments

Columnistas