Lo que no se ha dicho de la pesadilla que vive Barrancabermeja.

Por: Rosberg Perilla Pérez.

 

Aquí hay que hablar bien claro.    El próximo alcalde de nuestra ciudad, cualquiera que sea el elegido,  debe tener bien claro que desde el año 2011 (es decir desde hace 6 años) a Barrancabermeja la vienen atacando camufladamente y soportando una conspiración que la estrangula poco a poco, dejándola sin oxígeno, marchitándola lentamente.

 

Así las cosas, quien vaya a ocupar la Alcaldía de Barrancabermeja deben saber que le tocará por empezar a pagar el empréstito de $ 160.000 millones de pesos que autorizó el ex alcalde, Elkin Bueno Altahona, más los intereses que cobra la banca.

 

Además, si la refinería NO se moderniza, muy seguramente seguirán bajando los ingresos corrientes del municipio porque a ‘menor producción menor tributación’.

 

Pero, además, el próximo alcalde de Barrancabermeja debe tener en cuenta las siguientes consideraciones:

 

 

PRIMERO (sin regalías).

 

El 18 de julio de 2011, será recordado por los municipios y departamentos minero-energéticos, puesto que el presidente Juan Manuel Santos firmó La ley de Regalías en medio de la indiferencia y la ignorancia de la gran mayoría de los colombianos.

 

El proyecto de acto legislativo que reformó el Régimen Nacional de Regalías, ha sido considerado, junto con la Reforma Tributaria del 2017, los principales proyectos económicos del Gobierno Santos.

 

La reforma al Régimen de Regalías fue diseñada por el entonces ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry (actual presidente de Ecopetrol) y consistió en ‘re centralizar’ los recursos de los entes territoriales que, a partir de ese año, vienen siendo manejados por el Gobierno Nacional, bajo el argumento que “en las regiones eran mal administrados”, (como si a nivel del alto gobierno no hubiera corrupción).

 

Las regalías es el pago que hacen las empresas explotadoras de recursos naturales no renovables, por los impactos que esta explotación genera sobre la población y el medio ambiente.

 

Sin embargo, por cuenta de la decisión de Santos y Echeverry, lo que antes eran recursos exclusivos para la regiones productoras hoy son distribuidos de la siguiente manera:  10% para pensiones territoriales, 10% para ciencia y tecnología, hasta 30% para ahorro, empezando por el 20%, y el resto se distribuye entre zonas productoras, Fondo de Compensación Territorial y Fondo de Desarrollo Territorial.

 

A las zonas productoras como Barrancabermeja y el Magdalena Medio se les fue reduciendo el ingreso del 70% al 25% de forma gradual.

 

Hoy, para información de los que quieren ser alcaldes de Barrancabermeja, los recursos por Regalías son nulos.

 

“Vamos a repartir la mermelada en toda la tostada nacional, y sobre todo habrá prosperidad para todos”  dijo en esa oportunidad Juan Carlos Echeverry, entonces ministro de Hacienda de Santos y ‘cerebro’ de semejante raponazo a nuestra ciudad.

 

 

SEGUNDO (sin PMRB).

 

Como nos quitaron las Regalías, entonces empezaron a ‘ilusionarnos’ con el PMRB (Modernización de la Refinería de Barrancabermeja).  Altos directivos de Ecopetrol, desde la misma Presidencia de la empresa, enviaron a nuestra ciudad funcionarios que ‘motivaron’ a empresarios y comerciantes locales a que invirtieran millonarios recursos en edificios, hoteles, restaurantes y centros comerciales, debido a que el PMRB requería una inversión de $ 4.000 millones de dólares e “iban a llegar ríos de leche y miel” sobre nuestra ciudad.

 

La historia ustedes ya la conocen de miles de comerciantes quebrados, en banca rota y recogidos por los bancos que en estos casos no tienen ningún tipo de consideración con sus deudores.

 

La gota que rebosó la copa fue la ‘mamadera de gallo’ que el propio Juan Manuel Santos nos hizo apenas hace un mes cuando nos dijo que el PMRB se iba a realizar por ‘módulos’ y posteriormente su subalterno, Juan Carlos Echeverry (Presidente de Ecopetrol) negó rotundamente porque “Ecopetrol no tiene flujo de caja”.

 

No hay que olvidar que por culpa del despilfarro ocurrido en REFICAR (Refinería de Cartagena) que según la Contraloría General de la República pasó de los $ 4.000 millones de dólares (incluidos bacanales con prostitutas) hoy NO hay recursos para modernizar la Refinería de Barrancabermeja.

 

 

TERCERO (sin dragado al río Magdalena).

 

Como nos quitaron las regalías y nos ‘vacilaron’ con el PMRB, entonces empezaron a ‘ilusionarnos’ con el dragado del río Magdalena.

 

Nos hablaron de una inversión de $ 600 millones de dólares para recuperar la navegabilidad del Magdalena, que pasa por Barrancabermeja.  Incluso, nos dijeron que “el proyecto de dragado del río Magdalena podrían estimular la inversión de los fabricantes y productores de materias primas y que los trabajos estarían terminados en seis años”.

 

“Este proyecto es la salvación del país”, dijo el entonces director de Cormagdalena.

 

Recuerdo que desde el gobierno nacional nos decían que “el dragado del río Magdalena estimularía la inversión de los fabricantes y productores de materias primas deseosos de cosechar los beneficios del nuevo transporte fluvial después de soportar décadas de costosas, ineficientes y peligrosas carreteras”.

 

¿Pero… y entonces qué pasó?

 

Que por culpa de maldita corrupción, Cormagdalena declaró la caducidad del contrato con el consorcio Navelena que a su vez es socio la firma brasileña Odebrecht debido a que no cumplió con el cierre financiero del proyecto de asociación público privada para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena, por lo cual se dio la caducidad del contrato.   Es decir, el trabajo no se pudo llevar a cabo, perjudicando sensiblemente a Barrancabermeja que ya tiene un puerto multimodal.

 

 

CUARTO (sin Ruta del Sol, fase II).

 

Como nos quitaron las regalías petroleras, nos ‘vacilaron’ con el PMRB y nos ‘ilusionaron’ con el dragado del río Magdalena, entonces nos empezaron hablar de la Ruta del Sol (Fase II), la gran ‘super autopista de 4 carriles’ que conecta el centro del país con la costa norte colombiana y esta a su vez con la Vía Yuma que arriba al puente Barrancabermeja / Yondó que es donde está ubicado el puerto multimodal.

 

La Ruta del Sol (Fase II)  constituida el 22 de diciembre de 2009 con inversión nacional y extranjera, después de que el Instituto Nacional de Concesiones  —INCO—, adjudicó la Licitación Pública No. SEA-LP-001-2009, cuyo objeto era “entregar en concesión la construcción, rehabilitación, mejoramiento, operación y mantenimiento de las obras en doble calzada del Sector 2 del Proyecto Vial Ruta del Sol, comprendido entre los municipios de Puerto Salgar (Cundinamarca) y San Roque (Cesar), con una longitud aproximada de 528 km”.

 

Los accionistas de la Ruta del Sol (Fase II) son las empresas del sector constructor y financiero de origen brasilero y colombiano,  entre ellos la firma Odebrecht y el valor del contrato equivale a 5 billones de pesos de mayo de 2015.

 

El 14 de enero de 2010 se firmó con el INCO, actualmente Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), el Contrato de Concesión 001 de 2010, el Acta de Inicio de la Concesión se firmó el 31 de marzo de 2010 y el Sector 2 le fue entregado a la Ruta del Sol el 5 de abril del mismo año, fecha a partir de la cual se inició la operación y mantenimiento de la vía existente, el diseño detallado de las obras, los estudios de impacto ambiental y la gestión de compra de predios. El evento de inicio de la construcción de la doble calzada se llevó a cabo el 16 de mayo de 2011.

 

‘Todo iba bien’ hasta cuando adicionalmente se firmó el 10 de noviembre de 2014 el Acta de Inicio de la Transversal Río de Oro-Aguaclara-Gamarra, cuyo objeto son los trabajos de construcción, rehabilitación y mejoramiento de 82 kilómetros que fueron incluidos al Contrato de Concesión 001 de 2010 a través de un ‘otro si’.

 

Así las cosas, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca suspendió provisionalmente el contrato suscrito entre el INCO (hoy Agencia Nacional de Infraestructura – ANI) y la firma Odebrecht, para la construcción de la Ruta del Sol, sector II, amparado en una medida cautelar solicitada por la Procuraduría.

 

Para la Sección Primera del Tribunal, el convenio suscrito el pasado 1 de enero de 2014 debe ser interrumpido temporalmente mientras se resuelve en un Tribunal de Arbitramento el litigio que se sigue para dar nulidad al mencionado contrato, luego de que se conocieran las irregularidades que se presentaron para que Odebrecht obtuviera el mismo.

 

 

QUINTO (sin Vía Yuma).

 

Como nos quitaron las regalías petroleras, nos ‘vacilaron’ con el PMRB y nos ‘ilusionaron’ con el dragado del río Magdalena y nos hablaron de la Ruta del Sol (Fase II) y NO PASA NADA, entonces nos ‘prometieron’ la Vía Yuma que es una ‘súper autopista de doble carril’ que conecta la Ruta del Sol (Fase II) con el puente Barrancabermeja / Yondó, obra que promete el arribo a Barrancabermeja de más de 1000 tracto mulas diarias que cargarán y descargarán mercancías en el puerto multimodal.

 

Pero la Vía Yuma, también tiene problemas.

 

Se esperaba que con la inauguración de la Vía Yuma, toda esa zona aledaña al puente Guillermo Gaviria (Barranca / Yondó) se convirtiera en un centro logístico con gran actividad comercial, lo que iría generar muchos empleos en hoteles, restaurantes y servicios adicionales que genera este tipo de actividad comercial.

 

Sin embargo, siguen los problemas para Barrancabermeja.

 

La Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, fue la encargada de llevar a cabo la licitación y de coordinar el proyecto.

 

Se pensaba que “como era Ecopetrol”  (con su ISO 9000 de la calidad)  la obra no iba a tener contra tiempos, pero los resultados han sido desastrosos.   Hay un ‘hueco presupuestal’ en la Gran Vía Yuma.

 

El proyecto, que inició con un presupuesto de $ 230 mil millones, terminaría costando más de $ 400 mil millones de pesos.  Dicho en otras palabras para terminar el macro proyecto Vía Yuma hacen falta $ 135 mil millones de pesos.

 

Ecopetrol (“como buen vecino”) quiere que de esos $ 135 mil millones que hacen falta, la Alcaldía de Barrancabermeja cobre por Valorización Municipal la suma de $ 30.000 millones de pesos a los habitantes de las comunas 6 y 7, (familias de bajos recursos económicos) por donde pasará la Vía Yuma.

 

Por supuesto que la respuesta del alcalde, Darío Echeverri ha sido un NO rotundo.

 

Según he podido establecer, han sido desafortunadas las dos licitaciones que ha hecho Ecopetrol.  Les negó participación a los constructores locales y departamentales y las dos firmas que han contratado han salido mal.  Todo parece indicar que las licitaciones que hace Ecopetrol son para ‘comprar’ pleitos jurídicos.

 

Hubo una falla de Ecopetrol en la adjudicación de contratos para tramos como el de los intercambiadores Puerto Wilches y La Virgen y eso tiene paralizado el proyecto.

 

¿Quién pierde con todo esto?

 

La respuesta es sencilla, pierde Barrancabermeja.

 

 

SEXTO (sin dinero para el post-conflicto).

 

Como nos quitaron las regalías petroleras, nos ‘vacilaron’ con el PMRB,  nos ‘ilusionaron’ con el dragado del río Magdalena,  nos hablaron de la Ruta del Sol (Fase II) y nos ‘prometieron’ la Vía Yuma y NO PASÓ NADA, entonces comenzaron a ‘entusiasmarnos’ con los ‘recursos del post conflicto’ que saldrían luego de firmados los acuerdos entre el Gobierno Nacional y las FARC.

 

Esto suponía “la materialización de los dividendos ambientales, sociales y económicos que trae consigo la terminación efectiva del conflicto armado, en particular, a través de facilitar la superación de sus efectos sobre la degradación del medio ambiente, el fortalecimiento del Estado de derecho, la reinserción y transición democrática de los grupos armados ilegales y la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas”.

 

Barrancabermeja, una urbe que ha sufrido, como ninguna, el azote de la violencia tanto guerrillera como paramilitar NO quedó incluida entre las ciudades beneficiadas con recursos por el ‘post conflicto’.

 

Luego de la firma de paz que se dio el pasado el 24 de noviembre de 2016 para la terminación del conflicto en Colombia, ya se tiene por hecho que Barrancabermeja, una ciudad que puso más de 15.000 muertos en los 50 años de guerra entre el Estado y los grupos armados al margen de la ley, NO recibirá un peso tras la terminación de la guerra.

 

El documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) que define el marco general y los lineamientos para la creación y puesta en marcha del Fondo Colombia en Paz, como el eje articulador e instancia de coordinación de los esfuerzos institucionales y financieros dirigidos a acometer las inversiones necesarias para la transición de Colombia hacia un escenario de paz estable y duradera, “dejó a Barrancabermeja por fuera de la repartición de los recursos”.

 

— ¿Ahora si comprenden la pesadilla que vive Barrancabermeja?

 

— ¿Ahora si comprenden por qué debemos unirnos y entre todos defender lo que nos pertenece?

 

— ¿Ahora si comprenden por qué hoy es importante ‘apretar’ duro, desde Barrancabermeja, al gobierno nacional para que se fije en nuestra región?

 

 

CONCLUSIÓN.

 

La lucha que hoy lidera el alcalde, Darío Echeverri, junto con representantes de las fuerzas vivas de la ciudad,  NO es una ‘cortina humo’.   Todo lo contrario,  son gestiones  urgentes  y  necesarias  para rescatar la economía de la ciudad.   Es una lucha  que  debemos  respaldar  todos  los  barranqueños  porque,  así  como  vamos,  en corto tiempo,  nuestra  amada  Barrancabermeja  se  nos  acaba  y cualquiera que llegue a ocupar la Alcaldía  —amigo  o  enemigo  del  actual  gobierno—  se va a encontrar con un ‘municipio cadáver’  cuyo fondo,  (ojalá no sea así),  será  una  ‘refinería chatarrizada’.

 

He dicho.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ROSBERG PERILLA PÉREZ es un habitual columnista de BARRANCABERMEJA VIRTUAL.  Puede ser contactado en el correo electrónico: periodista22@msn.com

 

Comments

comments