Los consejos de Jeffrey Sachs

serpaPor: Horacio Serpa U.
 
Importantísimas las declaraciones que Jeffrey Sachs concedió al director de Portafolio, Ricardo Ávila, publicadas el domingo en El Tiempo. Una cátedra para Latinoamérica en materia económica en época de crisis global y unas cuantas sugerencias valiosas a Colombia.

Sus opiniones sobre las razones de tantas dificultades en el mundo no podían ser más claras ni precisas. “China crece a un ritmo más lento, India enfrenta una coyuntura complicada, Europa está en recesión y Estados Unidos no camina bien”. El resultado de tamaños problemas para nuestra región radica en que “los precios de los productos básicos han caído en cerca de un 20% frente a su pico reciente”, que de incrementarse sería precario el futuro crecimiento de nuestras economías por lo que se “afectarían las conquistas en materia de pobreza y expansión de la clase media”.

Sachs, catalogado por The New York Times como el economista más influyente del planeta, no vacila cuando de aconsejar acciones se trata: “No se endeuden demasiado, no vuelvan esto un auge del consumo, eviten las burbujas inmobiliarias, no crean que los precios altos del petróleo, el carbón u otros productos van a ser permanentes y manejen la tasa de cambio para que no se les aprecie demasiado y así no sufran de enfermedad holandesa. Además, tienen que invertir bien en infraestructura y capital humano, en particular en este último porque la calidad de la educación es mala”.

Como si estuviera hablando solo para Colombia: “sean cuidadosos, prudentes y piensen bien lo que van a hacer”.

¿Cómo hacerlo? “Fíjense un horizonte de tiempo, ojalá de diez años o más, en cuanto a metas. Analicen las oportunidades, los riesgos y las vulnerabilidades. Identifiquen la importancia de la tecnología y la innovación, que le ha cambiado la cara al mundo. Colombia se tiene que meter en eso, en los campos de las tecnologías de la información y la biodiversidad”.

Todo un programa de gobierno en pocas frases sabias. En mucho de ello viene trabajando el gobierno del presidente Santos, como lo que hace con eficacia el ministro Molano. El Ministerio del Transporte comienza la ejecución de una gran cantidad de obras que ojalá no sufran demoras. Hay recursos de regalías para avanzar raudos en materia de ciencia y tecnología. Y el Ministro de Hacienda, con quien se puede discrepar en algunos aspectos, es un funcionario preparado que sabe lo que está haciendo. Está pendiente de solución, eso sí, el problema grave de la revaluación.
Sachs, experto como el que más en la lucha planetaria contra la pobreza, nos recordó que la desigualdad “es uno de los peores pecados de América Latina”, lo que debe movernos a todos para empezar, en serio, a derrotar esta vergüenza.

Dicho objetivo y el logro de la paz deben ser grandes propósitos nacionales. Están entrelazados. No habrá paz completa y duradera si no logramos victorias en materia de equidad, lo que nunca vamos a conseguir en medio de la guerra. Así de claro; así de complicado.

Comments

comments

Categories