Ordenan embargar el sueldo al Alcalde, (huele a feo en la Oficina de Prensa).

Active ImagePor: Jorge Toloza Fuentes.

¡Que vergüenza para la ciudad! … El fin de semana anterior fue de desespero total para el geólogo, Carlos Alberto Contreras López y sus más cercanos colaboradores. En la Oficina Jurídica, en la Secretaría General y en la Secretaría de Hacienda el 'cuchicheo' de los abogados y otros funcionarios llamó la atención de todo el mundo. Se trataba de encontrar la fórmula mágica que permitiera hacerle una especie de 'bypass' a lo que, sin lugar a dudas, es un acontecimiento vergonzante no solo para su imagen personal sino para el de la ciudad: La Contraloría Departamental de Santander acababa de ordenarle al Tesorero del Municipio de Barrancabermeja retener y consignar a órdenes de ese ente de control las sumas que por cualquier concepto se deban pagar al ciudadano, Carlos Alberto Contreras López, alcalde de Barrancabermeja, incluido el salario.

La determinación fue tomada por la Contraloría Departamental de Santander como medida cautelar dentro de las investigaciones de responsabilidad fiscal que en su contra adelanta ese organismo de control, para garantizar el pago del posible daño fiscal causado por varias actuaciones administrativas del alcalde.

Medidas como esta, en contra de un alcalde en ejercicio, tienen pocos precedentes a nivel nacional y ninguno en nuestra ciudad. (No recuerdo para el caso de Barrancabermeja una medida similar).

¿Cómo evitarle esta vergüenza al mandatario? ¿Qué procedimiento usar para evitar el cumplimiento de dicha orden?.

Fue entonces cuando los asesores del alcalde exploraron y descartaron muchas 'peripecias jurídicas', desde embargos por inasistencia alimentaria (que sería igual o más vergonzoso), pólizas de garantía, depósitos bancarios e incluso, (según supe), se llegó a pensar en consignarle, a la orden de la Contraloría Departamental, las sumas presuntamente adeudadas por los daños fiscales causados.  Sin embargo, debido a que no se conoce aún la cuantía del detrimento resultaba imposible usar esa solución.

Fuentes de 'alta fidelidad' afirman que el desespero del Alcalde fue tal, que las consultas se elevaron hasta a la propia Contraloría Departamental de Santander, pero la respuesta fue clara y contundente: – "No hay nada que hacer"–, les dijeron, – "cumplan la orden y punto"–.

Y es que la comunidad de Barrancabermeja debe saber que desde el año anterior, luego de que se conociera la detención del entonces Contralor Municipal, Mario Fernando Mantilla, la Contraloría General de la República y la Contraloría Departamental de Santander se aproximaron al conocimiento de varias investigaciones dirigidas hacia el alcalde Carlos Contreras, debido, precisamente, a la escasa credibilidad que despierta la Contraloría Municipal de Barrancabermeja, de cuyo titular, según se afirma en los mentideros políticos locales, fue impuesto por el propio alcalde Carlos Contreras, (un Contralor de bolsillo) que sumiso, obedece a las órdenes que se le imparten a través del Secretario General de la Alcaldía, Oscar Enrique Jaramillo Jiménez.

Una de las 'perlas brillantes' que sirven de muestra a toda este descaro y desfachatez que se vive al interior de la Contraloría Municipal de Barrancabermeja, es el nombramiento, como Jefe de la Unidad de Auditoría de la Contraloría Municipal, de la señora Libia Rangel, quien se desempeñaba anteriormente en la Secretaría General de la Alcaldía de Barrancabermeja, como persona de manejo y confianza de Oscar Jaramillo, (tremenda casualidad, por supuesto).

El poder ostentado por doña Libia Rangel en la Contraloría Municipal es tal, que el año pasado ejerció en forma encubierta y solapada las funciones de Subcontralora, luego de la renuncia del doctor Jair Romero, quien era el titular de dicho cargo.

Hasta aquí las cosas ya dejan un tufillo maloliente … un tufillo que se transforma en una fétida cañería de aguas negras, cuando nos enteramos que, mientras la señora Libia Rangel, dizque 'orientaba' las investigaciones fiscales en el Municipio de Barrancabermeja, su hijo Ulises Castro Rangel, un mozuelo empresario de apenas 25 años de edad, ("Junior", como lo llama su padre Ulises Castro), contrataba a diestra y siniestra con la Alcaldía Municipal, hasta convertirse en "contratista estrella" del Municipio y de quien se afirma, es el perfecto comodín y 'llavería' del Jefe de Prensa, Wilson Lozano Leguizamón.

Así las cosas: ¡Huele a feo en la Oficina de Prensa!

NOTA: Jorge Toloza Fuentes es un columnista y periodista que usted puede localizar en el celular 311-898-3006 o en el correo electrónico jorgetoloza46@yahoo.es   

Las opiniones publicadas aquí son de exclusiva responsabilidad de su respectivo autor y no responden al pensamiento o punto de vista de Barrancabermeja Virtual.

 

Comments

comments

Categories