Los barranqueños somos «bucaro-dependientes».

Active ImagePor: Edgar Daniel Rodao

Yo sé de muchas personas que, semanalmente, deben, desde Barranca, trasladarse a la capital del departamento por estar sometidas a un proceso de diálisis o pacientes que por padecer un cáncer deben aplicarse un tratamiento a base de quimioterápia o incluso personas portadoras del virus VIH que están siendo tratadas con fármacos antiretrovirales que solo los suministran en Bucaramanga. Por eso creo que resulta difícil convencer a un sector de la comunidad a que no utilice la vía Barrancabermeja / Bucaramanga a pesar del peligroso estado en que se encuentra carretera.  Un enfermo con posibilidades de salvarse hará lo imposible por pasar la vía, así las autoridades se lo prohíban. De eso no hay duda.

Las más recientes fotografías de la carretera Barrancabermeja / Bucaramanga (que ya la dieron la vuelta al mundo gracias a la tecnología del internet), muestran la gravedad del problema (ver fotos click) que se origina cuando se pretende insistir en la construcción de una vía atravesada por una falla geológica.

Desde que yo estaba niño recuerdo que muchos topógrafos e ingenieros civiles insistían en la necesidad de construir la vía Barrancabermeja / Bucaramanga por la antigua línea del ferrocarril que nos conectaba con la capital del departamento. Sin embargo, por razones que desconozco, nunca se llegó a cristalizar el ambicioso proyecto y se continuó con los trabajos de pavimentación de la actual carretera que, desafortunadamente, se destruyó totalmente en un sector de La Renta con las consecuencias que ya todos conocemos.

El problema grande que afronta Barrancabermeja con este taponamiento vial es que el puerto petrolero es casi en un 70% "bucaro-dependiente". En nuestra ciudad, y eso no es un secreto para nadie, dependemos de Bucaramanga hasta de las cosas más elementales, desde el suministro de alimentos, ropa, calzado, enseres hasta para tratamientos médicos intensivos que en Barrancabermeja aún no se prestan.

Por eso, cuando observamos las desgarradoras fotografías del estado actual de la carretera, se hace necesario exigirle de manera inmediata al gobierno nacional la solución rápida y urgente del problema, primero porque la vía pertenece al orden nacional y es Invías, la entidad gubernamental que debe garantizar a la sociedad la construcción, mejoramiento y mantenimiento de la infraestructura vial no concesionada a cargo de la entidad, contribuyendo así, al desarrollo sostenible y a la integración del país a través de una red eficiente, cómoda y segura.  En segundo lugar, porque se trata de la conexión vial de las 2 ciudades más importantes del departamento.

La suspensión de los trabajos de ampliación de esa vía deben ir inmdiatamente acompañadas de una propuesta alterna de construcción de una "supervía" rápida y segura que permita la unión de estas ciudades.

De otro lado el gobierno municipal y el departamental deben entrar de inmediato a controlar una serie de situaciones que se han venido presentando en la carretera como consecuencia de la emergencia.

Según versiones conocidas en Barrancabermeja, solo la empresa Cootransmagdalena está prestando el servicio de traslado de pasajeros hasta un poco antes del sector de La Renta por un valor de $ 20.000.oo pero de ahí en adelante los usuarios están sometidos no solo al grave peligro que presenta el transitar por esa falla geológica sino al abuso de personas que ahora prestan sus servicios como "maleteros" y que por cargar una maleta cobran hasta $ 15.000.oo por persona.

Si bien es cierto que en el mercado capitalista siempre rigen las leyes de la oferta y la demanda, para muchos barranqueños, (especialmente los más pobres), esta situación resulta fráncamente insostenible.

La vía Barrancabermeja / San Vicente / Bucaramanga podría ser una alternativa pero por las condiciones del fuerte invierno a que ha estado sometida la región, esta carretera alterna deberá ser rigurosamente inspeccionada.

Por ahora lo más urgente es dar solución al problema que afronta una gran cantidad de nuestra población, que debe desplazarse a Bucaramanga por tratamientos médicos imprescindibles y necesarios que en nuestra ciudad aún no se prestan. Otra prioridad es el abastecimiento de alimentos provenientes de la capital del departamento que por escasear en la ciudad vienen siendo objeto de especulaciones.

Se trata en definitivas de un problema grave que aún no hemos dimensionado en su totalidad.  Los barranqueños somos "bucaro-dependientes" y esta emergencia víal debe convertirse en un reto para desafiar esa dependencia.

Comments

comments

Categories