Hay que soñar

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo.

He venido descubriendo que escribir, como la música, me lleva a un nivel de sensibilidad que me permite describir, contar detalladamente miles de sentimientos, personajes y vivencias. He sido un soñador de tiempo completo: no sé cuántas veces me rumbeé a "La Mujer Maravilla", competí en varios mundiales de voleibol, fui rockstar al lado de KISS y Soda Stereo, fui político, luché por la igualdad, fui millonario y le arreglé la vida a medio mundo, y más. Algunos de esos sueños se han hecho realidad, otros quedaron en la bella fantasía y otros estarán vivos como esa llama que me motiva a seguir buscando, encontrando  esa esencia llamada felicidad que nos hace ilusionar, imaginar, trabajar y desear.

Nunca he sido agüerista. No creo en los gatos negros, en los espejos rotos, en caminar debajo de una escalera… PERO CREO EN LOS SUEÑOS como parte de nuestra vida, una manera muy sutil de expresión, una manera más callada de sentir, la forma más íntima de anhelar.

Quién de nosotros desde pequeño no desarrolló ese poder tan mágico de crear e imaginar en nuestras mentes miles de experiencias y fantasías que nos hacían trasportar al mundo de la imaginación, de lo imposible, de lo inalcanzable, seguramente por esta ambición de querer soñar hemos logrado y realizado muchos. Quién de nosotros no se acostó en su cama y al cerrar los ojos todos esos deseos se convertían en realidad en medio de la noche, en esa actividad tan silenciosa que cuando dormimos despierta tan calladamente, e inocentemente, esos mensajes subliminales que se quedan en el subconsciente pero que son el alimento y motor para así despertar y luchar por lo que tanto queremos.

Aún recuerdo en mi infancia, el deseo inmenso de poder decir y expresar lo que pensaba, viajando en mi moto imaginaria, recorrí montañas, ciudades y pueblos disfrutando de la grandeza que el viento, el sol, la naturaleza me brindaban para dejar volar mi imaginación y así algún día poder plasmar todos estos sentimientos en un papel y efectivamente así como lo soñé así lo he logrado, uno de mis sueños cumplidos, hasta llevarme a tomarme unos tragos con un indígena, compartir sus vivencias y su mundo brindándome una visión y conocimiento enriquecedor de aquellos que tan silenciosamente viven en nuestro país y que tanto ignoramos. También recuerdo cómo soñaba con ser soldado, y ahora, llevo el orgullo de ser parte de la Reserva del Ejercito Nacional, cantar el himno nacional saludando a la bandera, desfilar con los héroes de la patria con un camuflado por el que muchos han dado su vida; imaginarme y soñar que algún día, esta, la tierra en donde nací, se llenará de PAZ, IGUALDAD, UNIDAD.

He sido por naturaleza un hombre aventurero, rebelde, arriesgado, terco, impulsivo y luchador por conseguir lo que me propongo y convencido de poder lograrlo; porque eso que me lleva a soñar, se identifica y va de la mano con un sentimiento llamado PASION, pasión, por lo que quiero, anhelo y espero lograr en mi vida. Pasión y alegría de vivir, porque como dice Charly Garcia “voy buscando el placer de estar vivo”.

He tenido que confrontar situaciones dolorosas como el fallecimiento de mi mejor amigo que en plena adolescencia una pérdida de estas es muy traumática, pero todo esto no me ha impedido seguir soñando, al contrario; son circunstancias que motivan y llevan a retarme cada día mas y a tratar de concretar todo lo que me queda por hacer y cumplir en mi vida. Para mí todavía queda mucho por hacer: seguiré los recorridos en moto hasta donde la gasolina, las montañas y carreteras me detengan. Algún día con mi propio yate iré por todo el Caribe disfrutando la grandeza del mar, la claridad del agua, la inmensidad de un amanecer y un atardecer. Llegaré hasta Milán para disfrutar un partido del Inter y montar en la moto de Valentino Rossi. Seguiré en la lucha, por el progreso y bienestar de mi Barranca y aquí seguiré, contándoles y compartiéndoles estas y muchas más de mis experiencias que estoy seguro que la vida me brindará no solo a mi sino a todos aquellos que como yo despiertan cada día con un nuevo sueño, una nueva ilusión y una pasión por alcanzar.
SOÑAR NO CUESTA NADA….Y DEBEMOS SEGUIR HACIÉNDOLO.

Rodrigo Báez Vallejo.

Comments

comments

Categories