A punta de golpes, «El Alcalde del Amor», pretende solucionar la problemática de los vendedores ambu

Sample ImagePor: Gustavo Arciniegas Ocampo.
 
El 31 de diciembre del año 2007, cuando el ex alcalde Edgar Cote terminó su mandato constitucional de 4 años como gobernante de Barrancabermeja, nos entregó una ciudad totalmente limpia y ordenada, con los vendedores ambulantes ubicados en el Centro Comercial Popular.  Daba gusto caminar por la tradicional Avenida Santander y la calle 49.  Hoy, 2 años y medio después, por cuenta del actual alcalde Carlos Contreras, en una clara muestra de ineptitud administrativa, nuestro sector comercial es todo un desastre: sucio, descuidado, asqueroso y mugriento y con un batallón de vendedores ambulantes que, sedientos de un trabajo digno y ante la falta de políticas serias en materia de generación de empleos, tienen que dedicarse a vender en la calle cualquier baratija.

De Edgar Cote se podrá decir lo que sea, pero repito, nos entregó un sector comercial estructurado y planeado para que los vendedores ambulantes pudieran ejercer su actividad comercial con decencia, decoro, pundonor y autoestima. Sin embargo, luego de 2 años largos que llevamos soportando la actual administración de Carlos Contreras, los resultados observados en el sector comercial dejan mucho que desear. Pero peor aún es la manera como "El Alcalde del Amor", (como pretende Carlos Contreras que lo recordemos los barranqueños), responde a esta grave problemática que vive la ciudad: "A punta de golpes".
 
Los hechos que se han venido registrando en las últimas horas muestran a una Barrancabermeja en graves disturbios que se vivieron luego de que vendedores informales y unidades policiales protagonizaran una batalla campal, en medio de rigurosos operativos contra el espacio público, en donde quedó claro que Carlos Contreras (el alcalde) y Juan Carlos Sierra (el secretario de Gobierno), pretenden, a punta de golpes y bolillazos, solucionar la problemática de los vendedores ambulantes en nuestra ciudad.
 
Un modesto tendero, con sangre en su cabeza, (ver fotografía), manifestó a los periodistas que había sido golpeado por miembros de la Policía.  Además, según se pudo establecer, la Policía utilizó gases lacrimógenos para intentar disipar la multitud de personas que intentaron respaldar al humilde vendedor ambulante. No sobra recordar que el alcalde Carlos Contreras, en este caso, es el Jefe Supremo de la Policía y la Primera Autoridad política del Municipio y por supuesto que deberá responder si se cometieron abusos durante los hechos que ya todo el país conoce y que se constituyen en una vergüenza para cualquier gobernante.

El problema grave que tenemos en Barrancabermeja es que el alcalde Carlos Contreras no entiende que la gente cuando sale a la calle a vender mercancías bajo el inclemente sol que a diario nos baña a todos con temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, lo hace, no porque sean delincuentes y les guste violar la ley, sino porque sus familias viven en la más absoluta pobreza y muchas veces no tienen plata ni para tomarse un tinto.  Pero, claro, que le va a importar a don Carlos Contreras la suerte de estos pobres hombres y mujeres que diariamente luchan por subsistir, si se la pasa viajando a Miami, a Europa y al Brasil, en peregrinajes inoficiosos que hasta ahora no ha podido explicarle seriamente a la comunidad para que le sirven a nuestra ciudad.
       
Estoy completamente de acuerdo con los directivos de la Cámara de Comercio de Barrancabermeja cuando dicen que "la solución al problema de la ocupación del espacio público es responsabilidad de la Alcaldía Municipal y que el desempleo es la principal causa de la informalidad, por lo que se hace necesaria la puesta en marcha, de manera inmediata, de un Plan Estratégico Para la Generación de Empleo”.  De manera que, así las cosas, el responsable de dar solución a la problemática de la ocupación del espacio público es la Alcaldía, en manos del ingeniero Carlos Contreras López".
 
Señor Alcalde busque soluciones pero en las que todos tengamos derecho a sobrevivir. Señor Alcalde no agreda más a nuestros vendedores y no les quite la mercancía. 
 
Lástima por Barrancabermeja y lástima por este alcalde viajero que no sirve para nada. El anterior gobierno, me refiero al de Edgar Cote, le dejó todo en bandeja de oro, remodelada, limpia y despejada la Avenida Santander, le construyó además el mejor centro comercial público del país.  Hace un par de semanas me vi con el ex alcalde Edgar Cote y decepcionado me dijo: – Gustavo, "esta no es la Barrancabermeja que yo dejé"-. 
 
Y mientras los pobres vendedores ambulantes se tienen que "chupar esa mandarina", todo el mundo ve, abiertamente, con insolencia y frescura como el señor Arcadio Cortes, (cuñado del alcalde Carlos Contreras), se convierte, en menos de 3 años, de manera misteriosa y enigmática en un exitoso empresario.  No creo que como vendedor ambulante. 
 
Sin embargo, lo que más me preocupa, es que "El Alcalde del Amor" nos quiere dejar de alcalde a su amiga del alma, la doctora Janeth Mojica … ¡ Ojalá Dios, en su infinita bondad, nos guarde de esta tragedia que duraría 4 años más, es decir, hasta el 2015 !  … ¡ Que horror !  

Comments

comments

Categories