Algunas cosas que el alcalde Carlos Contreras debe saber.

Sample ImagePor: Gustavo Arciniegas Ocampo
 
Hace aproximadamente 3 años, es decir en el 2007, cuando Carlos Contreras era apenas un candidato más a la alcaldía de Barrancabermeja, el periodista Wilson Lozano se desempeñaba como Jefe de Prensa y Comunicaciones de la campaña del entonces candidato a la alcaldía, Jorge Gómez Lizarazo, prestigioso penalista que por el partido Polo Democrático aspiraba también a ocupar el primer cargo público del municipio.

Como las encuestas iban marcando una tendencia que favorecian particularmente a los candidatos Alfonso Eljach y Carlos Contreras, entonces Wilson Lozano, que fungía de asesor mediático de Gómez Lizarazo, acostumbrado como él mismo dice, "a poner el dedo en la llaga", inició toda una campaña de desprestigio contra las dos campañas políticas que hasta ese momento se perfilaban como las ganadoras.
 
Así las cosas, Wilson Lozano hizo circular unos rumores que terminaron alarmando a gran parte del electorado barranqueño, cuando, soterradamente, afirmaba que las campañas de Carlos Contreras y Alfonso Eljach estaban "filtradas por dineros del narcotráfico", lo que para él era evidente por las inmensas cantidades de dinero que aparentemente se movian al interior de ambas campañas.
 
"Hay que estar vigilantes", les decía Wilson Lozano a los militantes del Polo.
 
Lo anterior lo confirman varias importantes personalidades de esa organización política en Barrancabermeja, entre otros el dirigente sindical petrolero Oswaldo Guayasamín, el médico Wilson Cortés y el concejal Sabex Mancera del Polo Democrático, quienes, por supuesto, no tienen nada en contra del periodista Wilson Lozano, pero si muy buena memoria para no olvidar semejante anécdota de la reciente historia política de nuestra ciudad.   Inclusive, hace un par de meses el concejal Sabex Mancera lo sostuvo públicamente en una sesión del Concejo.
 
Sin embargo, acostumbrado ahora a las mieles del poder, engolosinado como niño travieso con el presupuesto "sagrado y participativo" del alcalde Contreras, hoy, 3 años después, Wilson Lozano lo niega todo quizás por miedo a perder su puesto en la oficina de Prensa de la Alcaldía.
 
Cualquiera de mis lectores, ya mismo, puede preguntarle a los citados ciudadanos, (Guayasamín, Cortés o Mancera) y así confirmar mis afirmaciones.
 
Quizás lo que Wilson Lozano no ha entendio es que los periodistas hacemos el papel de perros guardianes de la sociedad y al igual que un perro ladramos fuerte cuando vemos, oimos o sentimos hechos que afectan directamente a nuestra sociedad.
 
El perro ladra e inmediatamente el amo atiende el requerimiento del animal y dependiendo de lo que pase, el amo definirá si llama o no a las autoridades.  Lo mismo sucede con los periodistas que, cuando vemos hechos que afectan el normal desarrollo de nuestras comunidades, ladramos duro, al mejor estilo de un pastor alemán, diligente y fiel al servicio de su dueño.
 
Por eso, cuando los periodistas vemos que el servicio de suministro de agua potable en Barrancabermeja es malo, ladramos duro. Lo mismo sucede cuando vemos las calles llenas de basuras, entonces también ladramos fuerte y no dejamos de ladrar cuando vemos que el alcalde Carlos Contreras sale de paseo por Europa y no le responde a la comunidad de Barrancabermeja por lo que hizo en ese largo y costoso periplo.
 
Un periodista, como guardián de la sociedad, debe ser absolutamente inflexible, riguroso y severo en las denuncias y no cohabitar ni relacionarse con la mentira y es precisamente por eso que, lamentablemtne, jamás he podido entenderme con Wilson.
 
Tenemos una manera muy diferente de ver y sentir el periodismo. Yo lo uso para servirle a la comunidad, esa comunidad desamparada que le toca beber un agua sucia y turbia por cuenta de una empresa de acueducto que maneja muchos millones de pesos pero que se los roban en las más absoluta impunidad y por eso, como periodista, ladro como un perro guardian, celoso con su amo.
 
Tenemos una manera muy diferente de ver y sentir el periodismo. Yo lo uso para servirle a la comunidad desempleada, a esas madres cabeza de familia, pobres y desamparadas, que día a día ven, asombradas, como el comerciante Arcadio Cortés, (cuñado del alcalde Contreras), ha aumentado inexplicablemente su fortuna personal en los últimos tres años y por eso también ladro fuerte, como el perro que siente que algo extraño está sucediendo.
 
Tenemos una manera muy diferente de ver y sentir el periodismo, porque mientras Wilson se deja mover como una palma de coco con la dirección que lleva el viento de quien maneja el presupuesto municipal, (ayer en contra de Carlos Contreras y hoy siendo su jefe de prensa ), yo, por el contrario, prefiero revolcarme en el barro con los incomprendidos y los desamparados, sirviéndoles desde un micrófono y con gusto recibiéndoles sus denuncias, pero especialmente buscándoles soluciones a los problemas de la comunidad.
 
Definitivamente somos muy diferentes.
 
No puede decir Wilson Lozano que he ido a su oficina a solicitarle un mendrugo de su millonario presupuesto publicitario y eso, francamente, me enorgullece y me hace tener la frente en alto a la hora de denunciar tanta corrupción al interior de la administración pública.
 
Lo desafío a que me demuestre lo contrario.
En fin, son solo algunas cosas que el alcalde Carlos Contreras debe saber.

Comments

comments

Categories