USA ya no es igual

Sample ImageHace 6 años, cuando viajé por primera vez a los Estados Unidos, recibí una gran cantidad de correos electrónicos de amigos que me planteaban la posibilidad de irse a vivir allá y me consultaban muchas cosas relacionadas con la vida de esa gran nación. Comerciantes, administradores hoteleros, estudiantes y por supuesto periodistas y varios locutores barranqueños me insistían en querer dejarlo todo para entrar a disfrutar de lo que aún hoy muchos llaman, 'El Sueño Americano'.

Nunca quise contestarles y más bien evadía esos temas porque no tenía los elementos de juicio suficientes para orientar a mis amigos en una decisión tan importante como es la de abandonarlo todo e iniciar una vida en otro lugar en donde es diferente el idioma, las costumbres, las leyes y hasta la forma de ver la vida.
 
Mis amigos me insistían en que si bien se sufría por los efectos del arraigo, finalmente todo quedaba equiparado por los beneficios sociales y económicos que brindaba esa gran nación a propios y extraños.
 
Hoy les puedo asegurar a mis amigos de Barrancabermeja que los Estados Unidos ya no son el mismo de antes.
 
Por cuenta de 8 años desastrozos de la administración del ex presidente George Bush, hace ya un tiempo que la economía de esa gran nación está estancada porque las manufacturas son cada vez menores en la estructura de su Producto Interno Bruto.
 
Algunos expertos afirman que los Estados Unidos se dedicaron a maximizar las ganancias con fábricas en el extranjero y a importar partes para evitar el costo de empleados y proveedores nacionales, bajaron los aranceles para no gravar las ganancias de las empresas que importan sus propios productos y estimularon sin descanso el consumo inmediato para vender más y ganar más, apoyaron y subsidiaron esas políticas en todo el mundo y no tomaron en cuenta el ingreso del consumidor y solo se ocuparon de las ganancias de las empresas que operaban por fuera del país.
 
Según dicen los que saben, esa política destruyó el ahorro, redujo la infraestructura industrial y provocó una desocupación.
 
En medio de toda esa anarquía económica, parece que esos mismos desempleados dejaron su área de competencia y fueron absorbidos, en condiciones precarias, por empresas de servicios.
 
Entonces empezaron a surgir "nuevas tendencias" en las búsqueda del dinero con cifras aparentes, es decir engañosas, que incluían cotizaciones en la bolsas, trampas contables y hasta pirámides financieras que prometían un "paraíso" nunca imaginado
 
Mucha gente pensó que había hecho un buen negocio cuando, por ejemplo, pagaban $ 300.000 dólares por una casa. Pero años más tarde, casas similares se estaban vendiendo por $ 80.000 dólares y menos.
 
Enfrentados a la perspectiva de quedarse con una casa en la que deben más de lo que vale durante los próximos 20 años, la gente está entregando las propiedades a los bancos. Es decir, dejan de pagar la hipoteca, lo que obliga a los bancos a intervenir la propiedad de las casas mediante una ejecución hipotecaria.
 
Hoy en pleno noviembre de 2009, usted llega de visita a los Estados Unidos y al sintonizar emisoras de radio o ver programas de televisión locales, se encuentra con una exagerada cantidad de comerciales de abogados especializados en "banca rota" que hacen su publicidad a costa de los miles de ciudadanos endeudados que aún no entienden que pasó después del llamado"boom financiero".
 
Esta crisis que vive actualmente los Estados Unidos no se había visto desde "La Gran Depresión de los Años 30", en donde el incremento del endeudamiento y la especulación bursátil, con beneficios rápidos y fáciles fueron también el común dedominador.
 
Al igual que el llamado "efecto dominó" en el que una ficha empuja a la otra y van cayendo sucesivamente, todos los norteamericanos, incluyendo residentes extranjeros, asilados políticos y hasta ilegales vienen sufriendo los coletazos de esta dificultad.
 
La gente no consigue trabajo, el desempleo va aumentando cada día más. Aún así en los Estados Unidos saben maquillar muy bien la pobreza y en apariencia todo se ve perfecto, pero los efectos van carcomiendo por dentro.
 
Un ejemplo claro que refleja la crisis es el de la mundialmente reconocida Mc Donald que ahora vende hamburguesas a 50 centavos de dolar, (mas o menos 1000 pesitos colombianos), un precio que ni el popular negocio de mi amigo Leonardo García de Maxim People en Barrancabermeja ofrece tan bajo.
 
Así las cosas, si usted tiene pensado emigrar hacia los Estados Unidos y no habla inglés, ni tiene definido un estatus migratorio legal y de ñapa pasa los 50 años de edad, piénselo, pues quizás no sea el momento oportuno de expatriarse.
 
Ojalá me equivoque, pero los Estados Unidos ya no son el mismo de antes.

Comments

comments

Categories