fbpx
Sample Image

Barranca desde afuera

0
Sample Image

Hay que soñar

0
Sample Image

La ironía electoral

0
Sample Image
0
Sample Image

VISA abU.S.A

0

Rodrigo Baez

Inicio Rodrigo Baez

La parranda

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo

Soy un admirador y amante de la música vallenata (ojo: del vallenato colombiano, descarten de una vez la mal llamadas “cumbias” que a veces suenan por ahí provenientes de México). Hace muchísimos años que lo soy, de hecho creo que la cantidad de tiempo disfrutándolo es directamente proporcional al tiempo que ha transcurrido desde que tomé licor por primera vez; porque aunque no debería ser así, casi siempre van de la mano; sin embargo sé que los vallenatólogos serios no necesitan alcohol para disfrutarlo, y sé que algunos amigos míos lo son y sé que leerán este artículo y aprovecho de paso para ofrecerles disculpas de antemano por el atrevimiento de escribir sobre algo que a las claras se ve que no soy un experto.

De los premios y todas sus bobalicadas

Sample ImagePor: Rodrigo Baez V.

Yo no sé si es un morbo mío o qué, pero las cosas que más odio en T.V las sigo viendo, me imagino que debe ser una autoterapia para desahogarme mientras las veo, porque mentalmente (para dicha de mi esposa) me burlo y me río, pero verbalmente (para desdicha de ella misma) las critico y demuestro mi desprecio. Entonces me ví los Premios TV y Novelas: la banalidad a flor de piel, el colmo de la pendejadez, el extremo de lo que es el complejo de inferioridad, una de las más grandes representaciones de la frivolidad y la estupidez humana. Y ADIVINEN POR QUÉ CANAL LO VI? Claaaaroooo: RCN! NUESTRA TELE! JAJAJAJAJA!

Las convicciones son esperanzas

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo

La palabra esta dicha, los votos están contados, los resultados hablan y se habla de los resultados. Hoy después de las elecciones para muchos la dicha y la victoria, para otros la sorpresa y por último quedan aquellos que para el común de la gente son "los perdedores", “los derrotados". Y mi pregunta es: serán realmente perdedores? O serán ya ganadores por la sencilla razón de haber tomado la decisión de comprometerse por una causa, por una convicción, por amor a su tierra, a su gente, su país, una mejor Colombia; por tener ese don de entrega hacia su comunidad, por querer hacer un cambio que para opinión de unos podría ser absurdo, pero para otros es una luz. Eso depende del sentido que cada quien le quiera dar y de la interpretación que cada uno escoja.

La renovación Eljachista

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo

Dentro de este mare magnum de aspirantes, ideas y propuestas en las actuales contiendas electorales (que a veces hasta desmotiva) uno quiere encontrar la fórmula para escoger y hacerlo bien. Y realmente el ejercicio resulta más fácil de lo que se cree; todo es investigar y no dejarse llevar por las apariencias. Para sumarle practicidad a la actividad hay que identificar qué cualidades debe tener el personaje. Transparencia, sentido social, progresismo, estudio, experiencia y carisma.

El buenavida y el arribista

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo

Nuestra sociedad actual está plagada de estereotipos, personajes y como dicen los sociólogos de ahora “tribus urbanas”. Están los eternos “gomelos” (que se subdividen según la edad), los yuppies, los lobos, los corronchos, los bacanes, etc. Pero hay dos que siempre han existido y estarán protagonizando por siempre todos los escenarios sociales, económicos y culturales: Los buenavida y los arribistas.

Un joint venture, pero social

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo  

Pensar en cuáles son los proyectos económicos, sociales y territoriales más favorables para Santander como ciudadano del común me llama mucho la atención uno, que a pesar de hablar del Magdalena Medio como una región, no es para nada excluyente y por el contrario consolidaría y repotenciaría la economía del departamento.

Habemus Representante

Sample ImagePor: Rodrigo Báez Vallejo

Conozco muchas personas que se declaran apolíticas sin problema alguno, algunas de ellas aprecio mucho y a veces hasta admiro su respetable posición, porque a mí, que no pertenezco al gremio de los personajes públicos, me apasiona el tema y de vez en cuando éste ha sido objeto de preocupaciones, impaciencia, discusiones (la mayoría de las veces fructíferas y provenientes de agradables tertulias) y atractivo misterio. Les admiro porque, además de su alto nivel cultural y sus acertadas ideas para desarrollar una imaginaria campaña electoral (“…si yo fuera candidato lo primero que le diría a la gente es que no le voy a hacer favores a nadie, les diría que me dedicaría sólo a resolver los problemas de la comunidad… por eso es que nadie votaría por mí…” dijo uno de mis mejores amigos) tienen sensibilidad social y siempre tienen en sus toldas obras de caridad y actividades de servicio voluntario que hacen periódicamente de manera anónima. Eso, para mí, los ubica dentro de un grupo de personas con una capacidad enorme para liderar una campaña política de opinión.